Empresarios del transporte colectivo Línea Express, temen que para presionarlos a adherirse al proyecto de ADO, en próximos días les restrinjan la circulación de unidades que prestan el servicio de camión urbano en las rutas 37, 12 y 47, ya que por lo pronto, la Coordinación de Movilidad sacó de circulación las 43 que cubrían las rutas 20, 40 y 41 que son consideradas como de mayor demanda.

Manifestaron que si bien saben de antemano que retirar de circulación la mitad de las unidades de esta empresa, es por presión para que se acepte que la nueva empresa llegue a sumarse pero con la mayor parte de las acciones, el 52% de éstas buscarán la manera de proteger sus intereses, primero mediante el diálogo como están todavía, pero también podrían recurrir a otros mecanismos legales.

Lamentaron que hace un par de años se hubieran dejado convencer del proyecto de dar fin a la modalidad con la que se trabajó por más de dos décadas con resultados un poco mejores que los actuales, pues comentaron, “las quejas de los usuarios ahora, siguen siendo las mismas de antes, el mal servicio sobre todo por parte de los choferes y el no cumplir con las rutas en tiempo y recorrido”.

Recordaron que el proyecto que se les presentó hace dos años se les hizo atractivo, pues dejarían de ser concesionarios y pasarían a ser empresa, por ello es que crearon esta de Línea Express a la que se sumaron la mayoría de los que trabajaron con la modalidad de ATUSA, pero ahora “nos dicen que viene ADO para ayudar a mejorar el servicio, cuando nuestra empresa no tiene problemas, y se ha trabajado acatando el acuerdo y los lineamientos originales, no necesitamos que nos salven”.

No es posible que ahora sea la autoridad gubernamental la que llegue a cambiar las reglas del juego, y resulta que ni siquiera los miembros del Consejo Consultivo del Transporte, saben lo que se pretende hacer con el nuevo plan, “poco falta para que este órgano pase a ser un elefante blanco”, comentaron.

Los empresarios del transporte colectivo urbano insistieron que no necesitan ser salvados por foráneos o “más grandes” que pretendan quedarse con la mayoría de las acciones, pues “no necesitamos ser salvados, nosotros estamos trabajando bien”, y si bien algunos carecen de los permisos, es porque el Gobierno Estatal en su momento entregó inclusive las placas especiales, porque había un acuerdo desde entonces.

En los hechos está claro que es la Coordinación de Movilidad la que no ha dado resultados en la organización ni de rutas, ni cumplir con las expectativas que se tienen para el transporte público, no es cosa de los empresarios, por lo que en lugar de imponer a socios mayoritarios, se debería trabajar con lo que ya se tiene pero de una manera más coordinada y con resultados.