Daniela Perales Bosque

En el estado de Aguascalientes, año con año, el Día de Muertos está muy relacionado con la famosa “Garbancera” de José Guadalupe Posada, quien, por cierto, frecuentemente es llamada de manera errónea, “La Catrina”. En realidad La Catrina fue hecha por Diego Rivera en el mural de “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central”, un mural donde Rivera retrata a 30 personajes importantes en la historia de México, pero de la mano de La Catrina tiene tomado a José Guadalupe Posada, quien había popularizado la figura de la calavera. En este mural se hace un homenaje a Posada, quien ya había fallecido y es la primera vez que se le reconoce su trabajo 25 años después de su muerte. La calavera de Diego Rivera es diferente, de diferente técnica es una figura de cuerpo completo y vestida, mientras que la Garbancera es la imagen de la calavera de la cabeza a los hombros, únicamente con un sombrero como prenda de vestir.
Acudí al museo de “José Guadalupe Posada” en la ciudad de Aguascalientes, donde entrevisté a Gaby, encargada de los talleres y la realización de estampas de Posada en el museo, quien me enseñó el proceso para realizar estas ilustraciones con ayuda de las placas como el mismo Posada hacía. En la entrevista, hablamos del trabajo de Posada, del modo tan alegre de trazar las calaveras, el estilo de ellas y sobre todo entender el significado de la calavera Garbancera.
Posada fue un grabador, ilustrador y caricaturista muy reconocido por sus calaveras, pero en realidad él se dedicó en mayor medida a trazar política y noticias durante su vida laboral; sin embargo, se les atribuye más fama a las calaveras, porque fueron mucho más del agrado popular. Realizaba placas de piedra, madera o metal, en muy poco tiempo por el talento y facilidad que tenía y todas estas placas pasaban a ser dibujos o ilustraciones que se colocaban en periódicos u “hojas volantes”.
La calavera de Posada está hecha de una forma muy particular y especial, pues el autor dibujaba a la gente en vida justo como los veía en el día a día. Reflejan de manera cotidiana las vivencias de estas personas y por eso vemos ilustraciones de calaveras andando en bicicletas, trabajando como carpinteros o zapateros, calaveras bebiendo alcohol, festejando, entre muchas otras ilustraciones. Tiene una manera muy divertida de hacerlas, felices, sin miedo a la muerte, cínicas. Todas ellas son individualizadas y las viste de manera peculiar, reflejando la vida cotidiana o algún tema histórico que conozcamos. Un aspecto que me llamó mucho la atención es que realizaba rimas literarias, en donde hacía una descripción de la situación, pero siempre aludía a la unión de las personas, igualándolas, dejando de lado las clases sociales: “rica o pobre, toda la gente acaba siendo calavera”. No todas las ilustraciones eran una crítica social, sino también aquellas vivencias de la gente en ese tiempo, siendo un gesto admirable, retratar y confesar aquello que ocurría.
La calavera Garbancera es pensada en las empleadas domésticas de las casas de gente rica en ese tiempo. Esta Garbancera quería parecerse a su patrona, quien vestía muy elegante y tenía accesorios, sombreros y maquillaje. Cuando las patronas se iban de viaje, las Garbanceras hacían la travesura de agarrar las cosas de la patrona y salir vestidas a la calle así, disfrazadas de patronas. Posada las dibuja con el sombrero de la patrona, pero con una especie de moño de la mujer mexicana, que las Garbanceras no se quitaban al disfrazarse y así revelando quién eran en realidad, una Garbancera, haciendo absurdo su disfraz de patrona elegante. Además, la posición de la Garbancera era un poco encorvada, como señal de la carga de trabajo que tenían en las casas donde trabajaban.

“Hay hermosas garbanceras
de Corsé y alto tacón;
pero han de ser calaveras,
calaveras del montón”.

“Gata que te pintas chapas
con ladrillo o
bermellón:
la muerte dirá: no escapas,
eres cráneo del montón”.

Posada, sin duda alguna, es uno de los grabadores mexicanos más reconocidos de todos los tiempos. Por su talento y técnica del grabado, dejó una enorme huella en el país, pero sobre todo en la ciudad de Aguascalientes y como signo de esto, nos encontramos a la calavera Garbancera, como uno de los elementos más significativos en la historia y tradición del estado de Aguascalientes.
José Guadalupe Posada, “El Genio de la Estampa”.

¡Participa con tu opinión!