La Condusef informó que hasta principios del siglo XXI, tanto el efectivo como los cheques fueron los más utilizados en México, sin embargo entre 2005 y 2020, las operaciones con instrumentos de pago no-físico se multiplicaron más de seis veces, mientras que los instrumentos de pago físico aumentaron menos del 20%, debido a la continua caída en el uso del cheque.

José Antonio Mejía Lozano, titular de la unidad de atención de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa del Usuario de Servicios Financieros, señaló que actualmente el número de cheques en circulación y el importe en términos reales, equivale a una cuarta parte de lo que alcanzaban hace casi 20 años.

“Hoy en día, el cheque ocupa el penúltimo lugar después del Cobro Digital CoDi, que aún está en su fase inicial. Es indudable que el uso de los cheques ha estado disminuyendo año con año, sin embargo, su desaparición no es inminente”, aclaró.

De hecho, a pesar de los temores de contagio del COVID-19, el número de cheques en circulación alcanzó en 2020 la elevada cifra de casi 148 millones, de acuerdo con información del Banco de México. El cheque es un viejo medio de pago que aún, en tiempos de aguda crisis sanitaria continúa sirviendo a los mexicanos y se resiste a desaparecer porque todavía es útil.

Comentó que a mediados del siglo XX se comenzaron a visualizar varias formas de pago más eficientes que el dinero en efectivo o los cheques. Por primera vez se hablaba de una sociedad sin instrumentos físicos de pago. En esa visión, las transacciones financieras serían procesadas electrónicamente, sin la presencia del efectivo ni de los cheques como medio de pago.

Sin embargo, 70 años después, el efectivo se mantiene en circulación y los retiros en cajeros automáticos conservan su dinamismo. Por el contrario, los cheques han caído en desuso, aunque no han desaparecido de la escena.

Luego, recordó que un cheque es una orden escrita, girada por su emisor, a un banco para pagar un monto de dinero proveniente de la cuenta al beneficiario designado, al momento de que sea presentado para su cobro. Un cheque puede ser nominativo o al portador.

Finalmente, comentó que existe evidencia de que los primeros cheques surgieron en el siglo XI, en Iraq. En México, el cheque empezó a circular en 1864 con la fundación del Banco de Londres y México, primer banco comercial en nuestro país.