Durante los primeros dieciocho meses del sexenio del presidente López Obrador, periodo en el cual se han acumulado más de 53 mil muertes, es decir, cerca de 100 homicidios por día, datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública posicionan a la entidad entre las tres del país con la menor incidencia en homicidio dolosos por cada 100 mil habitantes.
Si bien durante el primer año y medio de la nombrada Cuarta Transformación, se ha superado el número de hechos violentos en el mismo periodo de administraciones pasadas por los ex presidentes Felipe Calderón y Peña Nieto, respectivamente, en el caso de Aguascalientes lo acumulado en cuanto a homicidios dolosos se han mantenido con baja incidencia, con 9.90 por cada 100 mil habitantes, únicamente por debajo de Yucatán cuya tasa es del 2.48, muy por debajo de la media nacional situada en 36.88.
En contra parte, los primeros tres estados en el mayor registro de homicidios corresponden a Colima, Baja California y Chihuahua, con 137.23, 117.02 y 91.97, respectivamente.
Dentro del acumulado en muertes violentas en lo que va del sexenio la entidad también figura dentro de las cuatro primeras con la menor cantidad de homicidios dolosos con un total de 130, superado por Campeche, Baja California Sur y Yucatán, con 110, 105 y 52, respectivamente.