Por la tarde de México, y madrugada en Tokio, se llevó a cabo la competencia de aguas abiertas de 10 kilómetros, una de las pruebas más complicadas y exigentes que hay en los Juegos Olímpicos, al tener que competir en el mar, que siempre puede ser traicionero y muy desgastante, ya que se debe nadar por un tiempo prolongado. En total, fueron 26 los nadadores que compitieron en este evento, que tuvo a un mexicano participando gracias a Daniel Delgadillo.
El tritón azteca se mantuvo hasta los primeros cinco kilómetros en el pelotón medio de la competencia, que se quedó un poco rezagado de los líderes. Delgadillo logró cerrar fuerte en la parte final de la carrera para terminar con un tiempo de 1:53:14.4, una marca bastante buena que lo metió entre los mejores veinte del mundo; para ser precisos, en el lugar 17 de la clasificación. El mexicano terminó a 4:40 minutos del ganador, que fue el alemán Florian Wellbrock, con 1:48:33.7, seguido de Kristof Rasovszky (Hungría) y Gregorio Paltrinieri (Italia), quienes completaron el podio. Éste fue el único mexicano en competir en las aguas abiertas, lo que tiene, ya de por sí solo, un enorme mérito por la dificultad de la prueba.