El Sistema de Administración Tributaria (SAT) atrae la atención por la forma en que funciona a nivel local y nacional, lo que exige una evaluación  para determinar orígenes y causas de su desempeño. Primero se acusó al personal de “vender” citas hasta por 5 mil pesos y luego de ser un obstáculo para la apertura de nuevas empresas.

Del primer caso, el Colegio de Contadores Públicos de Aguascalientes denunció el cobro que se hace en la administración local por agendar citas, aprovechándose de la situación que prevalece por la pandemia y la poca funcionalidad que tiene esta dependencia. El presidente del organismo, José Alfredo Franco Hernández, declaró que tiene conocimiento de dos casos en los últimos dos meses, además en su despacho le tocó atender a otros dos, contribuyentes que señalaron que las citas para trámites ante el SAT-Aguascalientes las venden hasta en 5 mil pesos.

Dijo que lo anterior el Código Fiscal de la Federación lo tipifica el delito de gestión de negocio, puesto que las citas son gratuitas y sin distingo de personas, de ahí que al haber un lucro indebido tiene que investigarse y aplicar el castigo que corresponda.

Es un problema que se registra ahora, porque quien o quienes llevan a cabo ese acto saben de las dificultades que existen para acceder a los servicios, y como los contribuyentes necesitan hacerlo en tiempo y forma para evitar recargos y multas, se aprovechan para exigir una “gratificación”.

El hecho de que a partir de marzo pasado el SAT trabaje al 10% de su capacidad y que la propia oficina anunciara mediante una circular que a partir del 1º de julio se volvería a la normalidad y no lo ha hecho, permite que algunos empleados se hayan activado para llevar a cabo ese acto de corrupción.

El líder de la agrupación de profesionistas dijo que como Colegio de Contadores “queremos ser propositivos y si dan solo un 10% de citas y los contribuyentes o contadores se equivocan en los trámites, va a ser ineficiente, entonces nosotros queremos hacerle una propuesta (a la administración local del Servicio al Contribuyente) para coadyuvar y hacer más eficiente en esas pocas citas que dan”.

Entre las dificultades que tienen los ciudadanos cuando no pueden lograr la cita ante Hacienda, es que no pueden realizar diversos trámites para dar de alta a una empresa, el no tener una e-firma y los certificados de sellos digitales para realizar la facturación, lo cual inhabilita la actividad económica, con un impacto directo al Producto Interno Bruto (PIB).

Once días después de esa denuncia, el presidente del Colegio de Economistas de Aguascalientes, Jael Pérez Sánchez, afirmó que la falta de incentivos para generar empleos formales y la ausencia de apoyos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) enmarañan el inicio de empresas.

Sostuvo que por regla general abrir un negocio depende mucho del estado de la República donde se haga, porque hay entidades donde los trámites había sido muy rápidos pero ahora, con la famosa pandemia, los trámites se han complicado y en estos momentos es uno de los principales obstáculos, por consiguiente es el SAT, que no está funcionando adecuadamente, lo que impide que se pueda hacer el registro de nuevas empresas y en varios casos tampoco se puede llevar a cabo la actualización de su firma electrónica.

Por su parte, el IMSS no otorga ningún incentivo para la creación de empleos formales y los gobiernos estatales han enfocado los apoyos a las empresas ya constituidas, por lo que los creativos que tratan de instalarse enfrentan una serie de conflictos, cuando debería de auxiliársele.

Pérez Sánchez precisó que “no es crítica, de hecho es muy correcto este tipo de políticas, sin embargo, vemos muy pocas acciones a favor de la apertura de nuevas empresas en tiempos de la pandemia”, cuando tenía que ser al contrario, teniendo en cuenta que por tres meses no hubo actividad económica y lo que hoy le urge al país es la reactivación, misma que será posible en la medida que los órdenes de gobierno que tienen que ver con este renglón se pongan la pilas.

TIMAN CON PASAPORTES

Antes de que involucraran a la representación estatal de la Secretaría de Relaciones Exteriores en sus enjuagues, el titular de esta oficina Rodrigo Román Ortega, alertó a los interesados en obtener un pasaporte sobre unos vivales que piden depositar dinero como requisito para obtener el documento.

Dijo que el método que utilizan es de sobra conocido, ya que solicitan que entreguen una cantidad en una tienda de convivencia, de lo que tomó conocimiento al presentarse tres personas a las oficinas de Relaciones Exteriores para seguir el trámite y se dieron cuenta que habían sido engañadas.

Los defraudadores aprovechan que las oficinas estuvieron cerradas con motivo de la pandemia, por lo que al reabrir sus puertas hay muchas personas que están deseosas de obtener el salvoconducto  y les ofrecen agilizar el trámite con el pago en una tienda de conveniencia hasta por 2,750 pesos.

Subrayó que la extorsión es principalmente con las personas que no entienden bien el manejo de las computadoras y el internet, a quienes les piden que depositen el valor que realmente tiene el pasaporte, que va de 1,790 a 2,750 pesos, por lo que las personas no desconfían.

Román Ortega dejó en claro que los únicos lugares autorizados para recibir estos depósitos son Banorte, CitiBanamex, HSBC, entre otros, donde existe un número en cuenta específica e indicado para depositar la cantidad que da derecho de la atención al pasaporte, y en cuanto a las citas sólo se pueden hacer a través del número de Relaciones Exteriores 800 8010 773 o del sitio http://citas.sre.gob.mx.

Asimismo, destacó que todos los trámites que se hacen en la representación local son gratuitos y en caso de dudas y de necesitar alguna orientación, el ciudadano puede acudir a las oficinas estatales y serán atendidos por personal acreditado, incluso, aseveró que como delegado “tengo incluso las puertas abiertas y dispuesto para dar una información verídica y veraz para que la gente no sea extorsionada”.

Es de suma importancia que se ponga en aviso a los aguascalentenses de ese tipo de actitudes y qué pasos hay que dar para hacer el trámite adecuado, sin exponerse a pasar un pésimo momento.

SE ALEBRESTAN

Bastante  tiempo ha pasado que los ferrocarrileros no se hacían presentes en los medios informativos y finalmente lo hicieron para reclamar a la empresa Ferromex que no se haga guaje y actualice los salarios y las prestaciones, además que cumpla con todos los protocolos de sanidad, tanto en las instalaciones como en la maquinaria y aparatos y en la protección personal de cada trabajador. En el pliego petitorio que entregó el secretario general de la Sección Dos del STFRM, Raúl Vázquez Valdez, en las oficinas de esta compañía trasnacional, ubicadas en el parque industrial de San Francisco de los Romo, se exige la revisión contractual que tiene un atraso de siete meses lo que causa perjuicios a la economía del personal. En el mismo documento se exige la sanitización de todas las áreas de trabajo, como locomotoras, oficinas y patios y que se utilice las camionetas de la propia empresa para el traslado de los trabajadores, ya que hacerlo en autobús de línea hay peligro muy alto contagio, al no respetarse la sana distancia y desconociéndose si está higienizada la unidad. También se le recuerda a Ferromex la obligación que tiene de dotar a los empleados de todas las áreas de los implementos sanitarios para la realización de sus actividades, como cubrebocas, gel antibacterial y sanitización en cada área de trabajo. De igual manera requieren saber qué medidas se han adoptado para velar por la salud de los trabajadores vulnerables que se reincorporaron, para evitar que sean víctimas de una contaminación por el coronavirus o cualquier otro germen.