Con una caída entre el cinco y diez por ciento de la matrícula que se traduce en tres mil estudiantes, las instituciones de educación superior en Aguascalientes, públicas y privadas, han iniciado su ciclo lectivo 2020-2021 en sus modalidades semestral o cuatrimestral, donde cada una de ellas aplica el esquema híbrido que implica que el 20% de su alumnado acude a clases presenciales.
Del 7 de agosto al 22 de septiembre pasados fue el periodo de arranque de actividades escolares de las universidades e institutos tecnológicos que operan en el estado, las cuales aplican la modalidad a distancia o en línea, pero con la posibilidad de que sus estudiantes que requieren prácticas, talleres, laboratorios o ejercicios vivenciales puedan acudir físicamente.
Gustavo Martínez Romero, director de educación superior del IEA, señaló que las instituciones deben cumplir con el protocolo sanitario de atención en modelo híbrido, el cual fue generado por el Instituto de Salud y el Instituto de Educación, en el que se establece que cada universidad debió desarrollar el propio y registrarlo con la Guardia Sanitaria.
En este momento asiste aproximadamente un 20% de los estudiantes a sus universidades para realizar actividades presenciales, pero no acuden todos a una misma hora, sino que han sido distribuidos en una rotación de horarios para cuidar la salud de maestros y estudiantes.
Indicó que este flujo estudiantil va en función de las carreras prácticas, aquellas que son eminentemente teóricas siguen bajo la modalidad en línea. Las universidades aplican un esquema controlado, regulado y con muchos cuidados para salvaguardar la integridad de salud de su comunidad educativa.
Respecto al abandono escolar en las universidades, Gustavo Martínez Romero mencionó que los rectores de las universidades reportan cifras pequeñas no tan grandes a como en un momento se llegó a considerar, se ha sostenido el servicio porque esas instituciones de educación superior hicieron su trabajo para apoyar y ser solidarias con los jóvenes y sus familias.
Sin embargo, se realiza un trabajo de investigación de las causas del abandono universitario y se piensa en la recuperación de esos jóvenes para el siguiente semestre o cuatrimestre de acuerdo a la oferta de las carreras técnicas o superior, pero el compromiso por parte de las instituciones es mantener la matrícula de su comunidad estudiantil que asciende aproximadamente a 62 mil jóvenes.