Sigue sin ser identificado el cadáver del hombre que fue brutalmente torturado y ejecutado el pasado lunes en el municipio de Cosío.
La Fiscalía General del Estado informó que una vez que médicos forenses realizaron la necropsia, se estableció que murió de asfixia por estrangulación armada, así como traumatismo craneoencefálico severo con fractura y hundimiento de cráneo, así como traumatismo torácico, además de que presentaba varias costillas fracturadas.
El cadáver sigue depositado en el Semefo en calidad de desconocido y aparenta una edad de 35 a 40 años.
Unos jornaleros lo encontraron la tarde del lunes pasado en una pileta de un predio rústico que se ubica entre la carretera estatal No. 25 y la carretera estatal No. 26, en el poblado de El Refugio de La Providencia, municipio de Cosío.
Agentes del Grupo Homicidios de la PME ya se encuentran trabajando en las investigaciones correspondientes y se ha solicitado apoyo a la Fiscalía General de Zacatecas, ante la sospecha de que la víctima pudiera ser originaria de algún municipio de aquella entidad.
Se informó que en el lugar donde fue descubierto el cadáver, se encontraba abandonada una camioneta GMC tipo King cab, pick up, color blanco y placas de circulación de San Luis Potosí, en cuyo interior se detectaron huellas de sangre.

¡Participa con tu opinión!