Por segundo día consecutivo voluntariado de la asociación Cáritas Diocesana realizó la entrega de despensas a familias en situación precaria, a consecuencia del periodo de cuarentena activado por el coronavirus. Cabe mencionar que durante el lunes pasado y ayer fue posible la entrega de 5 mil 200 apoyos.

Como se ha hecho costumbre desde temprana hora, las filas interminables de personas en busca del apoyo se hicieron presentes. Alrededor de las 7 de la mañana y por espacio de dos horas, más de 2 mil  600 despensas a favor del mismo número de familias se terminaron. En esta ocasión a diferencia del pasado lunes, hubo mayor orden y mejor comportamiento general entre los asistentes, lo cual facilitó la entrega de la ayuda.

El padre Carlos Alberto García Zavala, reconoció el apoyo del personal que participa en la asociación y que se encarga de recibir los productos alimenticios y de higiene personal, así como de separar y posteriormente armar las bolsas que serán finalmente entregadas.

El clérigo mencionó que las despensas son entregadas sin importar la zona, sexo de la persona o ideología religiosa, pues lo más importante es ayudar a quienes más lo requieren.

Reconoció que lo anterior ha sido posible gracias a las donaciones de empresas locales y de la ciudadanía en general, quienes a pesar de enfrentar situaciones complejas como el resto de los beneficiarios, siempre están dispuestos a ayudar al prójimo.

La siguiente entrega de despensas será dentro de dos semanas, aunque el mecanismo cambiará, evitando con ello que personas pernocten en la vía pública.

ASÍ LO DIJO

“Es necesario que hoy la iglesia hago algo por ellos, toda la vida la gente nos ha mantenido, toda la vida la gente nos ha dado la mano y hoy es necesario que la gente vea que nosotros estamos con ellos. No es la iglesia sola, son cientos de almas caritativas que se han sumado y que han hecho posible esto”, concluyó.