La delegación estatal de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive), con sede en el fraccionamiento Trojes de Oriente, cerró sus puertas con motivo de la auditoría que se le practica; por tanto, reanudará servicios el próximo lunes.
Actualmente se lleva a cabo el proceso de finiquito del personal de confianza, y en el caso del administrador Juan Antonio Huerta Marín, que con antelación fue cesado, ganó el juicio laboral y tendrán que ser indemnizado conforme lo marca la ley.
Por su parte, el nuevo presidente, Mariano Rojas, quiere iniciar su gestión con colaboradores que él designe y sanear el organismo.
Este proceso de auscultación ha sacado a la luz, diversas irregularidades, como el hecho de que los recursos federales y estatales que recibe la Cámara, se destinen en buena medida a la empresa CTV Proyecto Uniformes, y ésta maneja los recursos a su criterio. Dicha firma es la que ha elaborado los uniformes en años anteriores.
Además, la representación local de la Canaive tendrá que responder por la falta de licencia municipal y por el hecho de que en sus estados financieros, aparezca el pago a sus acreedores con “pérdidas”.
Personal despedido señaló a esta Redacción, el dudoso registro de la empresa CTV y cuestionan el hecho de que los recursos que obtiene este organismo para impulsar la industria del vestido que está en decadencia, se destinen a otro objetivo.
Los afectados consideran injusto el finiquito, y mientras hay los que nada quieren saber de la Cámara, otros sí acudirán a los tribunales laborales.
A partir de esta auditoría, los acreedores confían en que los pagos volverán a normalizarse, de lo contrario habrá demandas.
El Gobierno Estatal se encuentra atento de los resultados que arroje la fiscalización.