Tras las intensas lluvias que se han presentado en los últimos días y en espera que el temporal se mantenga al menos por un mes más, las autoridades estatales están en coordinación con las municipales para que no se presenten hechos que lamentar, de ahí que están siendo monitoreadas presas, ríos y bordos que por ahora reportan una mayor captación de agua, manifestó Manuel Cortina Reynoso, subsecretario general de Gobierno.

Refirió que varias presas en la entidad están llegando al 100% de su captación, aunque las de mayor tamaño oscilarán entre el 50 o 60% de su capacidad, pero en su totalidad están siendo monitoreadas por personal de Protección Civil del municipio al que correspondan, que replican la información a las autoridades del Estado y a la Federación como parte del trabajo coordinado que se lleva.

En el caso concreto de la presa 50 Aniversario, ya está vertiendo agua en importante cantidad, y se estima que lo que de aquí sale llega a la Calles en San José de Gracia, esto por citar un ejemplo.

En cuanto a los bordos parcelarios y de abrevadero, también se ha pedido a la gente del campo estén atentos a lo que en ellos ocurra, para que en dado caso, se permita el desagüe de los que se llenan para evitar el desbordamiento de éstos, más bien, permitir que el líquido siga fluyendo.

Cortina Reynoso aseguró que de momento no hay comunidades habitadas en riesgo, pero además, el monitoreo es permanente para prevenir cualquier pequeño riesgo, inclusive se está en contacto con autoridades de Zacatecas, considerando que una de sus presas envía agua al Río San Pedro, siendo de esta forma como se está dando seguimiento a este temporal, que se espera sea bueno y sin mayores problemas para Aguascalientes, antes bien, que cualquier eventualidad sea atendida.

Hasta ahora, recalcó, los riesgos han sido mínimos, y se han atendido los reportes ciudadanos, como ocurrió el fin de semana en un domicilio de la cabecera municipal de San Francisco de los Romo, a donde llegó de manera intempestiva el agua e inundó la vivienda.

Algo similar ocurrió al sur-oriente de esta capital, donde era imposible acceder a una comunidad de aquel rumbo, para lo que se requirió de la colaboración de una retroexcavadora propiedad del Ayuntamiento, para hacer un dique y que se pudiera acceder a brindar auxilio.