Urge que las autoridades federales, estatales y municipales enfoquen su atención y den importancia al tema de la protección a las mujeres, pues Aguascalientes tiene un elevado índice de violencia hacia ellas y de feminicidios, expresó la diputada Elsa Amabel Landín Olivares.
En un tiempo en el que se habla de empoderarlas y abrirles espacios de participación, para este año se redujo el presupuesto destinado al Instituto de las Mujeres, además son menos los centros de atención y prevención a la violencia, y simplemente con esto en Aguascalientes “seguimos sin cumplir el ordenamiento Constitucional de que el estado tenga albergues de alto riesgo para el resguardo de las mujeres; lo que estamos viendo ahí, es reflejo de una realidad comunitaria que pareciera no queremos atender”.
Pero no sólo se bajó el presupuesto para el IAM, sino desde el nivel federal también fueron eliminados programas de atención y protección a las mujeres, y mucho se podría lograr si para las secretarías de Seguridad Pública se orientara presupuesto para programas específicos para proteger a las féminas, pero por lo que se ha visto hasta ahora, no son prioridad.
Recordó que todavía el sexenio pasado, en el estado de Aguascalientes se tenían 11 centros de atención y prevención a la violencia, uno en cada municipio, pero en la actualidad al parecer sólo existen cuatro y con presupuesto reducido, “se redujo en un 25% y llevamos en promedio una mujer muerta al mes. Pareciera que no nos importa a nadie”.
Insistió en el llamado a las autoridades de los distintos órdenes de Gobierno para que las mujeres y la protección de su vida sea prioridad, en los hechos, con programas y recursos para su atención.
Sin embargo, mencionó que también corresponde a cada una de las mujeres adquirir formas para el autocuidado, “tenemos que hacer una conciencia real de cada una de nosotras, de dónde estamos paradas”, y saber, dijo, que cuando una tiene una relación con alguien que consume drogas, con una persona que ejerce la violencia en sus distintas manifestaciones, la vida está en riesgo.
Sin embargo, para dar orientación y educación a quienes están en esa situación se necesitan programas y presupuestos, así como que haya una decisión real de garantizar a las mujeres que tienen derecho a tener una vida libre de violencia, pero “hoy no está sucediendo”.
Porque además, aunque Aguascalientes está definido como un estado conservador, también es uno en el país donde se tiene un elevado índice de feminicidios, lo que quiere decir “claramente que no es un estado seguro, que las mujeres corremos riesgo y que no somos una prioridad para nadie”.