En los últimos veintitrés años, la población femenil en Aguascalientes ha avanzado exponencialmente en el consumo de sustancias psicoactivas legales e ilegales, ya que en el año 1998 había una mujer por cada 12 hombres y en la actualidad se ha acortado de modo significativo con 4 jóvenes por cada chica, denunció ayer el director del CIJ, Mario García Martínez.

“La comunidad femenil empieza con la ingesta de alcohol, seguido del cigarrillo de tabaco y luego incursiona con la marihuana y lamentablemente continúa con la metanfetamina como el cristal, y ellas suelen iniciar el proceso de adicción un año después de la edad promedio del hombre”, informó.

En el año 1998 eran 12 hombres por cada mujer usuaria y en aquel entonces había mucho tabú en el consumo de estas sustancias por parte de las féminas, luego en el 2002 ya eran 8 varones por cada mujer, el mismo estudio se actualiza en el 2008 y ya eran de 6 por una, y esta proporción se mantenía en el 2011, luego en el 2016 era de 5 a 1 y la última información es de 4 a 1.

Aunque aclaró que el comportamiento masculino ha ido aumentando también en el consumo de sustancias legales e ilegales, de igual modo sucede con las mujeres, incluso ha sido más acelerado por parte de ellas.

En entrevista con El Heraldo, el director del Centro de Integración Juvenil indicó que el consumo de alcohol en la modalidad explosiva es lo que más se presenta entre las mujeres bebedoras, ahí se encuentra el problema, ya que ingieren muchas bebidas en poco tiempo hasta emborracharse.

En el caso de la mujer adolescente, luego de probar el alcohol y el tabaco, le entran a la marihuana y ya más grande a la metanfetamina, al igual que sucede con los hombres.

Las mujeres empiezan a fumar a la edad de los 14 años de edad y a los 15 años comienzan con la marihuana, por lo que es necesario que las familias hagan una mayor labor de supervisión y de esta manera contener ese comportamiento que las lastima a ellas”, indicó finalmente.