Rubén Torres Cruz

De no aplicarse políticas públicas emergentes enfocadas a la optimización del agua, el estado podría enfrentar en mediano plazo una severa crisis comprometiendo las necesidades básicas tanto productivas, agrarias y de servicios básicos, advirtieron especialistas.

El geólogo Arturo Sotelo señaló que estudios realizados detallan que en Aguascalientes se utilizan hasta 540 millones de metros cúbicos de agua de manera anual, existiendo un déficit no menor a los 260 millones de metros cúbicos, pues dependiendo de la temporada de lluvia siempre y cuando ésta sea regular, se alcanzan a recuperar alrededor de 290 millones de metros cúbicos a los cauces naturales.

Lo anterior, dijo, ha ido provocando el surgimiento de fallas geológicas y el hundimiento de hasta tres metros al año en algunas partes de la ciudad. Por tanto, lo anterior debería de convertirse en una alerta para las autoridades actuales y entrantes y con ello ir generando acciones preventivas y correctivas.

El experto agregó que problemas como los relacionados en Nuevo León por la falta de agua, pudieran presentarse en Aguascalientes en un periodo no mayor a los 10 años, por lo que es necesario que además el agua destinada al campo sea mejor aprovechada, además de la necesidad de impulsar programas amigables para mitigar el calentamiento global, trabajos de reforestación y el aprovechamiento de agua proveniente de precipitaciones pluviales.

“Tengo un estudio muy completo sobre el problema del agua de Aguascalientes y hay un déficit de 260 millones de metros cúbicos al año, eso nos ocasiona que se esté hundiendo la ciudad alrededor de 3 metros, entonces es un problema muy grave y calculo que en 10 años cuando mucho no vamos a tener una sola gota de agua”, proyectó.