Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) firmaron ayer un convenio para impulsar investigaciones científicas y el desarrollo de la vacuna Patria.
La dosis, a cargo del Conacyt y prevista para usarse como refuerzo, aún no cuenta con los 400 voluntarios para completar la fase II de la investigación.
María Elena Álvarez-Buylla, directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), dijo que pese a recibir miles de solicitudes, 3 de cada 4 voluntarios son rechazados por no cumplir con los requisitos, entre ellos, que tengan menos de mil 200 anticuerpos.
Esto se debe a factores como la presencia de la variante ómicron y a la vacunación.
Detalló que una vez que concluya la fase 2 de refuerzo iniciará el ensayo de fase 3 que se prevé, avance más rápido.
En el marco de la firma del convenio, la funcionaria acusó que la soberanía científica y tecnológica en materia de salud pública fue vulnerada por parte de los gobiernos neoliberales.
«Durante décadas, quienes gobernaron el México neoliberal eligieron la puerta fácil de importar tecnologías del extranjero, entre ellas equipos médicos y biofármacos apostando por el inmediatismo, el lucro y la dependencia del exterior».
Señaló que el neoliberalismo concibió a la salud no como un derecho sino como un nicho de negocio a costa de la salud de las mayorías.
Por su parte, Zoé Robledo, director del IMSS, afirmó que la colaboración del IMSS con Conacyt ayuda hacia la reconducción de la soberanía científica, tecnológica y de información para el País.
Aseguró que los gobiernos neoliberales establecieron un sistema de salud de personas enfermas, enfocado en lo curativo, en la hipermedicalización y en la espera del deterioro de la salud.

¡Participa con tu opinión!