Listas las empresas afiliadas al Consejo Coordinador Empresarial (CCEA) con sus protocolos de seguridad sanitaria, para que una vez que el semáforo de la “nueva normalidad” lo permita, puedan ir incorporándose de manera escalonada a sus actividades.

Su presidente Pedro Gutiérrez Romo, precisó que evitar un nuevo brote de coronavirus no solamente depende de las autoridades o empresarios, sino que es necesaria la activa participación de los mismos trabajadores.

Luego de casi dos meses de inactividad laboral, las empresas que regresaron, dijo, han cumplido con las disposiciones sanitarias solicitadas por las autoridades, para que el regreso pueda darse reduciendo así cualquier situación de riesgo.

“De la misma manera, el resto de las empresas que aún no obtienen luz verde de parte del Gobierno para poder laborar, están implementando sus medidas de seguridad”.

El líder empresarial reconoció que en algunos casos trabajadores retornaron a sus compromisos con temor, por lo que deberá de haber un seguimiento especial para que en caso de detectar a empleados con sintomatologías de coronavirus, sean aislados de manera oportuna, evitando de esa manera comprometer la productividad de sus respectivas fuentes de trabajo.

Otra de las preocupaciones de la iniciativa privada, es la falta de financiamiento en algunos casos, que limitará el inicio de actividades, mismas que se verán en la necesidad de recurrir a créditos ya sea por medio de los fondos públicos o bien en su caso con la banca comercial.

Por último, manifestó que existe más preocupación por el sector informal, que son quienes menores lineamientos y medidas de seguridad tienen implementadas para contener el virus.

ASÍ LO DIJO:

“El COVID-19 llegó para quedarse, y tenemos que aplicar una serie de medidas sanitarias durante muchos meses, hasta que haya una vacuna o inmunidad de rebaño, lo que se tendrá que tener en cuenta en la vida diaria, en las empresas y negocios”, Pedro Gutiérrez Romo, CCEA.