Aunque el sector empresarial desaprueba la política del Gobierno Federal en materia energética, pues sólo engendra inflación, el presidente del CCEA, Pedro de la Serna, advirtió que no secundarán el boicot por el no consumo de gasolinas que se convoca en redes sociales, tal medida detendría la economía nacional y perjudicaría a todos.
Aseveró que las empresas no pueden dejar de cargar los tanques de gasolina de sus maquinarias durante tres días, porque al hacerlo se frenaría su actividad productiva que implicaría pérdidas económicas para el sector de la construcción.
Sin embargo, admitió que la población aguascalentense deberá entrar a esquemas de optimización e incentivar la movilidad que implica caminar y dejar los vehículos en las casas o en las empresas, a fin de ahorrar gasolina.
Para sobrevivir al tema de las gasolinas caras, dijo, se tendrá que aprender a caminar más, a coordinarse con otras personas para optimizar el uso de los automóviles y adentrarse más en el pedaleo de bicicletas.
En entrevista, De la Serna recalcó que la IP no se siente derrotada, pero hay riesgo de cierre de empresas para el primer trimestre del 2017; no obstante, la misión de la cúpula empresarial será incentivar a sus representados para ofrecerles oportunidades de capacitación y de mercados para la venta de sus productos y servicios.
El presidente del Consejo Coordinador Empresarial aseveró que cuando se aprobaron las reformas estructurales como la energética, la laboral y educativa, se aplaudieron por la inmensa necesidad de cambios legales, pero ahora los resultados evidencian que no han sido las mejores, donde el Gobierno Federal ha fallado en su responsabilidad de acelerar la economía y no frenarla.
Ante ello, dijo que el Gobierno de la República deberá hacer algo urgente para amortiguar los preocupantes incrementos en los gasolinazos.
Pedro de la Serna López señaló que los resultados de la reforma energética son contrarios a los esperados y se entendieron los gasolinazos que en su momento acordaron los diputados y el Gobierno Federal, pero el golpe brutal que se convirtió en impuesto es terrible para la economía de las empresas mexicanas.
Aunque México es un país que siempre ha vivido en crisis, con oportunidades, con una iniciativa privada deseosa de generar más empleos, esta medida de la liberación de precios en la gasolina no será posible, ya que un insumo como ése es el que mueve a la economía nacional.
En lugar de tener un Gobierno facilitador, ahora pone el pie encima de la iniciativa privada, a las familias y a todos los sectores, porque se incrementarán los precios de los productos de la canasta básica y de todo rubro.
La tasa de inflación para el 2017 superará el 3%, razón por la cual los niveles de competitividad descenderán en México, ya que en el último trimestre del 2016 ha habido muchas malas noticias como la elección de Donald Trump como presidente de la Unión Americana, lo cual incrementó la paridad peso dólar, se frenó la subasta de dólares a cambio de incrementar la tasa de interés interbancaria, los recortes presupuestales federales y el aumento desproporcionado de los combustibles, concluyó.

¡Participa con tu opinión!