Pasa el tiempo y hay intereses al interior del Consejo Coordinador Empresarial que no permiten avanzar a la demanda de amparo interpuesta por socios del organismo cúpula de la iniciativa privada local, inconformes por la forma en que se dio la elección de la mesa directiva que desde diciembre pasado, está al frente de sus trabajos gremiales.

Y es que a decir de quienes interpusieron esa demanda de amparo y que buscan ya sea el reconocimiento de un ganador diferente a quien ocupa ahora la presidencia -Raúl González Alonso-, o bien, la restitución del proceso electoral interno que se celebró a finales de octubre de 2020, se han cometido argucias y artimañas legales con la idea de retrasar el curso de la demanda de nulidad de los resultados.

Pareciera que quienes forman parte de la mesa directiva actual, temen ser reemplazados o que el juez ordene la restitución de la elección interna, y no se han dejado notificar, pues los domicilios que han dado a las autoridades judiciales se encuentran deshabitados y por lo tanto, ha sido complicado que se les dé a conocer la existencia de una demanda en contra del CCEA y que se lleva en el Juzgado Primero de lo Civil.

Entre los demandantes se encuentran el ingeniero Antonio Robledo, ex presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción, delegación Aguascalientes, quien encabezó la planilla perdedora en esos comicios internos; el presidente de la Canacar, Roberto Díaz Ruiz; el presidente de la CMIC actual, Ángel Palacios; y Mario Rivero Cáceres del Consejo Coordinador de las Organizaciones de la Sociedad Civil (COSCAC).

Es increíble que a pesar de la importancia que tiene el CCEA como organismo cúpula del sector empresarial local, no tenga un lugar que se le identifique como domicilio fiscal y donde pueda recibir no sólo correspondencia, sino también las notificaciones, como la que el Juzgado Primero de lo Civil, no ha podido cumplir.

Y es que según documentos de los que se tienen copias, el notificador Carlos Gustavo Suárez del Real Pérez, adscrito a la Dirección de Notificadores del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, no ha logrado cumplir con su labor, dado que el domicilio proporcionado para hacerlo está deshabitado, de ahí que ha sido proporcionado otro domicilio para que se cumpla con el emplazamiento y pueda avanzar el juicio que ya lleva medio año.