Fue un empresario al que mataron policías de investigación, durante un enfrentamiento a balazos que se registró el pasado jueves por la noche en el municipio de Jesús María.
Las investigaciones que realiza la Unidad Especializada en Investigaciones de Delitos de Alto Impacto, apuntan a que posiblemente la causa de esta tragedia, fue una “confusión” entre la víctima y los agentes de la PDI que participaron en un operativo.
El pasado jueves a las 8:00 de la noche, se registró un enfrentamiento en un camino de terracería que conduce al poblado de Los Arroyitos, municipio de Jesús María, al poniente de la ciudad de Aguascalientes.
De acuerdo a las investigaciones realizadas por agentes del Grupo Homicidios de la PDI, al momento de los hechos, policías de investigación del Grupo Localización de Vehículos, investigaban el robo con violencia de una máquina retroexcavadora conocida como “mango de chango”.
En su denuncia presentada ante el agente del Ministerio Público de la Unidad de Combate al Robo de Vehículos de la FGE, la víctima señaló que tenía ubicada la maquinaria robada y se encontraba dentro de un predio que se localiza a espaldas del fraccionamiento Residencial Ruscello.
Ese jueves a las 19:30 horas, tres agentes del Grupo Localización de Vehículos de la PDI, encabezados por el comandante César Alejandro A., se trasladaron hasta ese lugar en compañía del afectado. El objeto era realizar trabajos de investigación de campo y poder ubicar el predio, para después solicitar una orden de cateo a un juez de Control y Juicio Oral Penal.
Sin embargo, cuando arribaron al lugar, observaron a dos individuos sospechosos, uno de los cuales, al observar el arribo de la camioneta de la Fiscalía General del Estado, disparó en dos ocasiones en contra de los agentes de investigación, para después escapar corriendo.
Los agentes del Grupo Localización de Vehículos lograron someter a la otra persona que acompañaba al sujeto que les disparó y al realizarle una revisión no le encontraron nada ilícito entre sus pertenencias.
Sin embargo, justo en ese momento se percataron que por la terracería se aproximaba un motociclista a exceso de velocidad, motivo por el cual el comandante César Alejandro se paró en medio del camino para bloquearle el paso, al tiempo que se identificaban como agentes de la PDI.
Fue en ese momento que el motociclista detuvo la marcha a menos de 50 metros de distancia y disparó a los policías de investigación con un revólver calibre 38 e hirió al comandante Luis Alejandro en el rostro.
Los otros dos agentes de la PDI que lo acompañaban, repelieron la agresión y con sus pistolas de cargo lograron abatir al agresor.
Sin embargo, más tarde se descubrió que se trataba de un empresario identificado como Luis Aizpuru Marchetti, quien era totalmente ajeno a las investigaciones que se estaban llevando a cabo.
Por tal motivo se cree que esta tragedia pudo ocurrir por una confusión, pues hay indicios que permiten determinar que el empresario atacó a los agentes ministeriales al presumir que se trataba de asaltantes.
Cabe destacar que el mando de la PDI herido se encuentra delicado en la Clínica MAC Norte y fue intervenido quirúrgicamente al sufrir un impacto de bala en el rostro. Asimismo, se confirmó que la ojiva que tenía alojada en la cabeza, corresponde al arma de fuego tipo revólver del empresario asesinado.