La aplicación de la Ley de Protección Ambiental del Estado de Aguascalientes, mediante la que se prohíbe la venta y uso de plásticos de un solo uso -bolsas, platos, vasos, cubiertos de plástico, envases de poliestireno expandido (unicel) y popotes de plástico, que no sean biodegradables o de tela-, atenta contra la economía del estado, al estar en juego 3 mil 822 empleos, el cierre de más de 80 empresas que ya se encuentran vulnerables con la crisis sanitaria actual y la pérdida de 4 mil 342 millones de pesos.
Esto lo dio a conocer la Asociación Nacional de Industrias del Plástico que encabezan Aldimir Torres Arenas y Raúl Mendoza, como presidente y director general, respectivamente, a través de información proporcionada a El Heraldo, en la que señalan que dejar como únicas opciones la biodegradación o tela, sería un error tanto ambiental como económico.
Indicaron que previo a la aprobación de dicha ley y a su publicación hace un par de semanas en el Periódico Oficial del Estado, representantes de la ANIPAC buscaron acercarse con el titular de la Secretaría de Sustentabilidad, Medio Ambiente y Agua, Julio César Medina, así como con la Comisión de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático del Congreso del Estado, para abordar temas de sustentabilidad, estudios técnicos, así como propuestas sostenibles para mejorar el uso y manejo de residuos plásticos del estado, pero no tuvieron respuesta.
Lo que se debe dejar de manifiesto es que el uso de materiales biodegradables actualmente no se encuentra regulado de manera normativa, aunado a que el estado no cuenta con la infraestructura para que puedan ser separados y procesados de manera correcta.
Además, la utilización de materiales de tela aumenta drásticamente el impacto ambiental, ya que de acuerdo con varios estudios de Análisis de Ciclo de Vida tanto internacionales como nacionales, en el que se compara los impactos ambientales con respecto al de bolsas de plástico, las de tela presentan impactos negativos.
Esta información, refiere la asociación, fue enviada a ambas partes del Estado y Congreso, para que se tomara la mejor decisión, pero a pesar de ello, “resulta preocupante que ninguna información haya sido tomada en consideración y que el problema de manejo de residuos sólidos se busque resolver a través de alternativas inviables”.
A decir de la ANIPAC, el verdadero problema radica en el manejo y disposición de los residuos, no de los materiales, y se puede resolver a través del trabajo colaborativo entre industria, sociedad y gobierno, así también proporcionando alternativas, incentivos y mejorando la educación y concientización hacia el mejor uso de los productos.

¡Participa con tu opinión!