Verónica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Casi 50 por ciento de la población que está ocupada en la informalidad laboral, y que equivale a 15 millones de personas, trabaja a la vez en empresas que son formales.

Es decir, su posición es vulnerable a pesar de que prestan sus servicios para empresas que sí pagan impuestos y están formalizadas, según lo revelaron datos de la Encuesta de Empleo de abril de este año elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el País hay 30.5 millones de personas ocupadas en la informalidad laboral, la cual considera a aquellos cuyo vínculo o dependencia laboral no es reconocido por su fuente de trabajo.

También incluye a ocupados por cuenta propia en la agricultura de subsistencia, así como a trabajadores que laboran sin la protección de la seguridad social y cuyos servicios son utilizados por empresas registradas.

Según la estadística, de los 30.5 millones de personas informales, 15.3 por ciento se desempeñan en el sector informal o empresas que no están registradas ante las autoridades hacendarias.

Y el restante 15.1 millones de personas informales trabajan en empresas que sí son formales, aunque no les dan seguridad social a sus empleados.

Héctor Magaña, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, explica que los costos de la contratación se han incrementado para las empresas y han provocado que una parte de la nómina no esté formalizada.

Afirmó que esta práctica se acentuó con la pandemia, ya que las empresas no tienen recursos para invertir en su crecimiento y mantener al personal de manera formal.