Marlen Hernández
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-A tres años de la Administración de Andrés Manuel López Obrador, los problemas en la refinería de Cadereyta se han agravado.
En noviembre pasado, la planta generó 39.1 por ciento menos combustibles de alto valor que en el mismo mes del 2018, al tiempo que procesó 19.1 por ciento menos crudo, según los últimos datos publicados por Pemex.
La refinería «Ing. Héctor R. Lara Sosa» procesó 94 mil 158 barriles diarios de petróleo, 22 mil 267 barriles diarios menos que en el decimoprimer mes de tres años atrás.
Como resultado, la producción de petrolíferos cayó un 14.6 por ciento, o 13 mil 815 barriles diarios menos, al generar 81 mil 491 barriles diarios.
Por tipo de combustible, el diésel fue el que más cayó, en 62.8 por ciento o 19 mil 174 barriles por día, mientras que el volumen de gasolina obtenida disminuyó un 20.1 por ciento o 7 mil 640 barriles, respecto a noviembre del 2018.
De manera conjunta, la gasolina y el diesel producidos pasó de 68 mil 623 barriles diarios en noviembre del 2018 a 41 mil 809 barriles en el mismo mes del 2021.
Por el contrario, la generación de combustóleo -producto que es considerado de desecho al tener un menor valor que la gasolina y el diesel- aumentó 4.9 veces, al pasar de 6 mil 502 barriles a 32 mil 096 barriles diarios, en el periodo de referencia
De hecho, del total de los petrolíferos producidos, el combustóleo pasó de representar el 6.8 por ciento de la producción en noviembre del 2018 a 39.4 por ciento en el mismo mes del 2021.
El porcentaje de combustóleo generado es alto comparado con el producido en las refinerías estadounidenses, en donde este producto representa apenas el 1.2 por ciento del total, de acuerdo con datos de la Administración de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés).
Ramsés Pech, especialista del sector energético, explicó que tres factores han contribuido al empeoramiento en la producción de la refinería de Cadereyta: el tipo de crudo que se está inyectando a la planta, una menor eficiencia en la coquizadora y la falta de inversión en la actualización de los sistemas.
El especialista destacó que mientras en noviembre del 2018 el 50.5 por ciento del crudo era pesado, esta proporción subió a 58.4 por ciento.
«Están saturando a la coquizadora con el crudo pesado, además si ésta no tiene un buen mantenimiento no puede hacer la ruptura de las moléculas», destacó.
En cuanto a las inversiones, Pech refirió que básicamente se está realizando mantenimiento preventivo, pero no correctivo.
Así, a tres años de Gobierno de la actual Administración, la refinería de Cadereyta está muy lejos de las metas prometidas por el Presidente y su Secretaria de Energía, Rocío Nahle.
En una visita realizada a la refinería de Nuevo León en enero del 2019, Nahle señaló que para mediados del 2020 la planta estaría funcionando al 100 por ciento de su capacidad y dijo que destinarían 4 mil millones de pesos para la rehabilitación y mantenimiento de ella.
Sin embargo, la planta procesó en noviembre sólo el 34.2 por ciento de la capacidad total, que es de 275 mil barriles.

Abandonada
La refinería ubicada en Nuevo León bajó la producción de combustibles automotrices y generó más combustóleo.
(Producción de petrolíferos, en miles de barriles diarios)
nov-18 nov-21 Var. %
Gasolina 38.088 30.448 -20%
Diesel 30.535 11.361 -63%
Combustóleo 6.502 32.096 +394%
Otros* 20.181 7.586 -62%
Total 95.306 81.491 -14%
*Incluye asfaltos, lubricantes, gas seco y gas licuado
Fuente: Pemex

¡Participa con tu opinión!