Joani Cruz
Agencia Reforma

LEÓN, Guanajuato.- La Fiera dejó ir una oportunidad en casa.
El empate 1-1 de ayer ante Tigres, provocó que el conjunto esmeralda perdiera la oportunidad de volver al primer lugar de la clasificación, en la Jornada 9 del torneo Guardianes 2020.
León mostró dos caras. En el primer tiempo bailó al equipo dirigido por Ricardo Ferretti, pero en el complemento perdió la ventaja a 15 minutos del final, a consecuencia de regalarle el balón al rival.
Tigres hizo su trabajo, aguantó el agobio de los esmeraldas en la primera parte y posteriormente fue insistente con André-Pierre Gignac, quien no marcó por culpa de un inspirado Rodolfo Cota.
Los dirigidos por Ignacio Ambriz jugaron por nota en el arranque del duelo e incluso se fueron arriba en el marcador gracias a un potente disparo de Fernando Navarro (44′), tras un mal rechace de la zaga contraria.
Para ese momento, León era ampliamente superior a los visitantes, que tuvieron que encomendarse a las manos de Nahuel Guzmán para que la ventaja no fuera más holgada.
Ya en la segunda mitad, Tigres lo intentó por todos lados. Gignac apareció una y otra vez sobre el arco rival, pero Cota se multiplicó bajo los tres postes.
Al 73′, los regios encontraron premio a su insistencia cuando Francisco Meza puso el 1-1 con un cabezazo luego de un tiro de esquina.
León traicionó su naturaleza, renunció al ataque y trató de cuidar el empate ante un rival hambriento y que lo intentó todo por escapar con los 3 puntos. Cota fue siempre una muralla.
Con este resultado, León no ascendió al liderato del Guardianes 2020, suma 18 puntos y el próximo domingo visitará a Querétaro en el Estadio Corregidora. Tigres se quedó en 11 unidades y suma cinco sin ganar.