Por FRANCISCO VARGAS M.

La expectación que había por la atractiva Corrida del Festival Cultural de Calaveras edición 2021, así como por el debut en México del matador español Emilio de Justo, respondió con creces, ya que se vivió una gran tarde de toros por todo lo aconteció en ella; el triunfo del diestro cacereño, quien cortó dos orejas para salir en hombros, la faena lograda por Leo Valadez que le valió una oreja, y lo hecho por el también aguascalentense Luis David Adame, quien perdió trofeos por fallar con la espada; todo esto gracias en gran parte por el estupendo juego que dieron los toros de la ganadería de Begoña.
Con una magnífica entrada dentro del aforo permitido en la Plaza Monumental y clima fresco, saltaron a la arena seis toros de la dehesa guanajuatense de Begoña, de buena presencia y gran comportamiento cinco de ellos, a excepción del cierra plaza.

EMILIO DE JUSTO (Azul Rey y Oro)
“Devoto”, número 339 con 503 kilos, fue el toro de su debut en nuestro país, al que bregó por la cara para fijarlo, quitando por chicuelinas de manera vistosa. Por bajo inició su faena, viniendo dos series por el derecho de buen trazo. Se pasó la muleta a la izquierda siendo mejor su primera tanda. Al no tener el mismo contenido continuó por el derecho con pases templados sin ayudado de calidad, concluyendo con ajustadas manoletinas. De dos pinchazos y estocada poco delantera terminó para escuchar palmas.
Lo mejor estaba por venir y esto fue con “Siempre Alegre”, lo lanceó a pies juntos de manera armoniosa. Brindó al ganadero y empresario Juan Pablo Bailleres, comenzando con pases flexionando la pierna de salida para fijar y enseñar al burel. Tanda por el derecho e izquierdo sin encontrar conexión. Vino enseguida una serie por el derecho enfibrándose más y parando de manera acertada la música para darle seriedad e importancia a su faena. A partir de ese momento la faena cobró gran altura, logrando series intensas por el derecho con pases relantizados, y por el izquierdo con naturalidad y desmayo. Con determinación se fue tras el acero dejando una estocada entera para ser premiado con las dos orejas.

LUIS DAVID ADAME (Azul Pavo y Oro)
Su primero fue “Luminoso”, al que quitó de manera vistosa por caleserinas. En banderillas estuvo efectivo Jonathan Prado por lo que se desmonteró. Muleta en mano en el centro del ruedo inició con pases cambiados por la espalda y alto, prosiguiendo con una tanda por el derecho; teniendo su mejor momento de su faena en lo que fue la segunda parte de la misma, donde cuajó series por ambos lados con pases templados y profundidad en redondo, intercalando tres poncinas, cerrando con joselillinas y luquesinas. En la suerte suprema no estuvo certero por lo que recibió un aviso y palmas de aliento.
“Teruquín”, fue el quinto de la tarde al que saludó con una larga cambiada y verónicas rítmicas, quitando por zapopinas, intercalando farol invertido. Cubrió el segundo tercio, invitando a Leo estando ambos lucidos. Con pases cambiados por la espalda de hinojos y derechazos en redondo comenzó, pidiendo la “Pelea de Gallos” de manera repetida siendo complacido para continuar por el derecho de rodillas e incorporado con pases templados con cadencia y ritmo, terminando con ajustadas joselillinas. Echó la moneda al aire al hacer la suerte suprema recibiendo pinchando, estando por demás muy errático con la espada por lo que escuchó dos avisos retirándose entre división.

LEO VALADEZ (Verde Manzana y Oro)
Con una cordobina de hinojos, otra de pie y verónicas jugando los brazos y abrochando con media recibió a “Vivaracho”, al que llevó al caballo por chicuelinas al paso, quitando por vistosas crinolinas. Cubrió el segundo tercio con facilidad y lucimiento. Ya con muleta una vez que trazó pases por alto, prosiguió por derecho con gran temple y mandó, rematando con un sabroso cambio de mano por delante. Vino enseguida una importante faena por ambos lados de gran clase y variedad, haciendo el toreo que gusta al buen aficionado, sin faltar adornos como pases de desdén, abrochando con manoletinas rodillas entierra. De estocada entera terminó para petición de oreja que le fue concedida de manera acertada, mientras que el estupendo puntillero y amigo Jaime Gutiérrez sufrió una lesión en la pierna derecha al caerle encima el toro al momento de apuntillarlo.
El cierra plaza fue “Bien Querido”, mismo que lanceó con verónicas tersas, quitando con el mismo lance fundamental. Pidió banderillas y en correspondencia invitó a Luis David para estar una vez más con efectividad y lucimiento. Por bajo comenzó su labor de empeño y esfuerzo, ante un toro que presentó ciertas complicaciones, siendo éste el prietito del arroz, al que le robó meritorios pases, escuchando palmas una vez que pasaportó al astado.
Al final del festejo, el diestro extremeño Emilio de Justo, quien recibió el trofeo en disputa por la Revista “Cuarto Tercio”, salió en hombros por la Puerta Grande, conquistando su primer triunfo en suelo mexicano y por ende en la tierra de la gente buena, nuestro querido Aguascalientes. (pacovargas_@hotmail.com)

¡Participa con tu opinión!