Abel Barajas y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Gobierno Federal congeló las cuentas bancarias de Carlos Romero Deschamps y toda su familia, como parte de las investigaciones que lleva a cabo por los delitos de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.
Por pedido de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), de la Secretaría de Hacienda, las cuentas fueron inmovilizadas, justo cuando el ex senador priista prepara su salida de la dirigencia del Sindicato Petrolero.
Según informes a los que REFORMA tuvo acceso, las cuentas de Romero Deschamps y su esposa Blanca Rosa Durán, así como sus hijos Paulina, Alejandro y Juan Carlos Romero Durán, fueron congeladas desde el pasado lunes.
Esto ocurrió luego de que el pasado viernes Sandro García Rojas, vicepresidente de Supervisión de Procesos Preventivos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, recibió las solicitudes de la Unidad mediante diversos oficios, uno de ellos el 110/E/445/2019.
Ayer por la mañana el Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que lo mejor es que Romero Deschamps renuncie a la dirigencia del sindicato petrolero para enfrentar las acusaciones en su contra.
“Hay denuncias presentadas ante la Fiscalía. Pienso que él, que tiene una denuncia de este tipo y al mismo tiempo está a cargo de un sindicato, tiene esa responsabilidad, o un servidor público, lo mejor es no involucrar las instituciones, que se asuma de manera personal y se resuelva”, dijo.
Conforme a los datos obtenidos, Romero Deschamps suma ya 9 denuncias ante la FGR, algunas de la UIF y una de la Secretaría de la Función Pública.
Los informes consultados refieren que la UIF presentó sus querellas por un presunto lavado de Romero Deschamps y familiares por una suma de alrededor de 74 millones de pesos.
En el caso de la denuncia de la Contraloría Federal, se trata de un presunto enriquecimiento ilícito de 36 millones de pesos, a través de operaciones en tarjetas bancarias y dinero en efectivo, entre el 2012 y 2018, periodo en el que se desempeñó como senador de la República.
El pasado 23 de julio REFORMA publicó que la Fiscalía Anticorrupción de la FGR, a cargo de María de la Luz Mijangos Borja, investigaba al líder sindical y su familia, por presunto enriquecimiento ilícito y lavado.
Como parte de la indagatoria FED/FECC/FECC-CDMX/66/2019, se investigan el origen y destino de depósitos, operaciones con cheques y transferencias a través del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), entre los familiares de Romero.
La FGR no ha judicializado de momento ninguna carpeta de investigación contra el dirigente sindical ni sus familiares.

‘Está en Polanco, ¿qué número trae?’

Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Tras revelarse la decisión de Carlos Romero Deschamps de abandonar la dirigencia del sindicato petrolero, el exsenador del PRI se ausentó de sus actividades gremiales.
Ayer el aérea jurídica del sindicato fue la zona del movimiento. Abogados de distintos despachos acudieron con legajos bajo el brazo.
“Está en Polanco”, se dijeron entre los litigantes a las afueras del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), en la calle Zaragoza de la colonia Guerrero, en la Ciudad de México.
“No”, afirmó uno de ellos. “Ya hubiera hablado”.
“¿Qué número trae el jefe?”, lanzó otro, buscando contactos entre dos celulares. Después entraron al inmueble una vez que se les autorizó el acceso.
El enjambre de abogados fue atendido con refrescos, galletas, café y botanas.
Al líder petrolero no se le vio en su oficina sindical durante el día.
Los trabajadores petroleros que acudieron al gremio a realizar trámites fueron despedidos de la sede sindical, que lució con las cortinas abajo, como siempre, pero ahora sin atención a sus bases.
Uriel Pérez de la Sección 34, dijo que le informaron que no hubo atención en jubilaciones y que sólo se permitía el ingreso de los abogados, previamente citados.
A Francisco López, de la Sección 35, que acudió para una demanda laboral, le notificaron que acuda a su sección porque no había gente que le diera seguimiento a su trámite.