Francisco Ortiz y Nayra Rivera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-A casi diez meses de su llegada al País, el Embajador Ken Salazar ha construido una relación con «derecho de picaporte» en Palacio Nacional que le permite incidir en la agenda del Presidente Andrés Manuel López Obrador, considera Pía Taracena, especialista en la relación bilateral.
Como ejemplo, cita la académica, está el decálogo de acciones contra el cambio climático presentado por el Mandatario mexicano en el Foro de las Principales Economías sobre Energía y Clima.
«En ese decálogo López Obrador hablaba de las energías limpias, yo no sé si el Presidente mexicano lo hubiera hecho sin la influencia del Embajador Ken Salazar, quien ha sabido aprovechar este derecho de picaporte en Palacio Nacional, que no recuerdo en un Embajador en tiempos recientes. Se habla mucho de Josephus Daniels, pero entonces era por la expropiación petrolera y el contexto de la Segunda Guerra Mundial.
«Es muy positivo para la relación bilateral porque el Embajador es muy claro en decir que hay temas que atender en la cadena de suministro, el tema del AIIy-shoring, y avanzar en seguridad y cambio climático. Así ha logrado ciertas cosas», estima la especialista.

¿Tenemos un Embajador más cercano a la 4T que a los intereses de EU?
Es positivo que el Embajador construya un diálogo con el Presidente López Obrador, aunque no esté de acuerdo en todo con él, como ocurre en materia energética y en el tema laboral; es raro porque un Embajador no ve tan seguido a un Presidente en Palacio Nacional.
Quizá va tanto a Palacio Nacional porque entiende que tiene que presionar directamente al Presidente y, a su vez, López Obrador quiere manejar la agenda directamente con el Embajador.

¿Es común que no represente los intereses del Departamento de Estado de EU?
No es muy común, pero no es raro. Los Embajadores están en otra ciudad, entonces, cuando siguen las directrices del Departamento de Estado o del Presidente de EU y, en el caso de Ken Salazar, él tiene una comunicación más directa con el Presidente Biden que con el Departamento de Estado, eso también es interesante, porque es un Embajador que tiene acceso directo tanto con el Presidente de México como con el de Estados Unidos, sin pasar por las burocracias formales.
Hay que diferenciar entre lo que es avanzar en temas de agenda y lo que debe hacer el Embajador comunicando los intereses del Presidente Biden al Presidente López Obrador, pero sin meterse en opiniones que pongan en riesgo o que lo hagan parecer como cercano al Gobierno mexicano. Recordemos hace meses dijo que la reforma eléctrica era algo que México debía hacer y que era positivo, en eso tiene que ser más cuidadoso el Embajador.

¿Qué expectativas hay de la proxima reunión AMLO-Biden?
Es una visita necesaria, lo más importante es que limen las asperezas que hay entre López Obrador y Biden, y mantener la interlocución para que los temas bilaterales que están sobre la mesa puedan avanzar más rápido.
Siguen creciendo los conflictos de migración y se debe tratar de evitar sucesos como la tragedia de Uvalde, Texas. Ayer hubo una reunión donde se habló de una invasión de migrantes, y es una narrativa en el contexto de las elecciones de noviembre.