Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó ayer su primera conferencia en la etapa de veda electoral y, aun cuando suspendió la proyección de videos sobre los avances de las obras prioritarias de su Administración, presumió la entrega becas, medicinas y vacunas gratuitas, así como la construcción del Tren Maya.
Desde el arranque de la mañanera, informó que se apegaría a las restricciones establecidas en el marco legal, que prohíben a funcionarios y gobiernos realizar propaganda durante las campañas de cara a los comicios del 6 de junio.
“No vamos a presentar los videos sobre el avance de obras porque ya comenzó la veda electoral, de modo que vamos a hablar de asuntos generales, lo que tiene que ver con corrupción, creo que eso sí está permitido”, expresó.
“Está permitido hablar de salud, de educación, seguridad, desde luego protección civil, de esos temas vamos a hablar e informar a los ciudadanos”.
En la transmisión oficial se colocó una leyenda en la que se aseguró que la conferencia es un ejercicio de carácter informativo.
López Obrador fue cuestionado sobre las opiniones del presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, en el sentido de que el organismo autónomo ha sido atacado, pero se negó a opinar.
“No, no, no, porque no puedo, no puedo comentar nada, ya he hablado bastante sobre ese tema y ahora no puedo”, manifestó.
Sin embargo, dejó en claro que ejercerá su derecho de réplica y que seguirá abordando temas como denuncias de corrupción, señalamientos contra sus adversarios y denuncias contra candidatos, partidos, gobiernos o funcionarios que repartan despensas a los ciudadanos.
¿Qué análisis tienen sobre las restricciones ordenadas por el Tribunal Electoral?, se le preguntó.
“Pues que no haga yo mención a que, no hago por lo general, a partidos, pero sí puedo decir que son conservadores nuestros adversarios, eso sí, porque ni modo que se pongan el saco, pero no mencionar partidos, ni a favor ni en contra, que siempre es así”, respondió.
Al final, el Presidente pareció no resistir la tentación, ya que reiteró su promesa de campaña de que no habrá gasolinazos y habló abiertamente sobre los apoyos que reparte su Gobierno a los beneficiarios de los programas de Bienestar.
Aunque reconoció no sabía si está permitido decirlo, el Jefe del Ejecutivo también reiteró que en México se está llevando a cabo una transformación y destacó de la gratuidad de las medicinas y vacunas contra Covid-19.
En otro momento, tras ser cuestionado sobre contrataciones gubernamentales, López Obrador presumió que grandes proyectos como el Tren Maya o el corredor interoceánico son financiados con recursos públicos.
“Es hasta ahora que no se están entregando concesiones o se están utilizando los sistemas estos APP, Asociaciones Público-Privadas, o créditos como los Pidiregas, el Tren Maya es presupuesto público, el Istmo es presupuesto público, el aeropuerto es presupuesto público, no es deuda”, apuntó.
“No sé si esto signifique un… ¡ahhh! bueno, es una línea muy delgada, pero bueno ya (lo dije), ofrecemos disculpas”.