El Instituto Mexicano del Seguro Social presentó el programa Entornos Laborales Seguros y Saludables (ELSSA) para integrar esfuerzos y establecer una nueva cultura de prevención y promoción de la salud en los centros de trabajo.

Su director general, Zoé Robledo, destacó que estas acciones a favor de la salud de la clase trabajadora de México, para reducir enfermedades crónico-degenerativas y evitar accidentes en el espacio laboral, se lograron a través de una amplia coordinación del IMSS con el sector empresarial, estados y organizaciones obreras.

De ahí que el programa fue presentado en conjunto con integrantes del gabinete federal y representantes de los sectores empresarial y laboral, que suscribieron también el Acuerdo Nacional por la Salud, la Seguridad y el Bienestar de las Personas Trabajadoras.

El funcionario destacó que, de la experiencia difícil de la pandemia de COVID-19, se debe desarrollar un espacio de aprendizaje y lecciones, como fue la Nueva Normalidad y la coordinación con empresarios, “esa posibilidad de trabajar en la base de la confianza es lo que hemos planteado hoy aquí con ELSSA, confianza basada en la corresponsabilidad”.

Indicó que, gracias a la colaboración con diversos organismos, se han alcanzado logros en beneficio de los trabajadores, como la reforma en materia de pensiones y de subcontratación, incremento del salario mínimo y cifras máximas en generación de empleos formales.

Afirmó que el factor común en todos estos procesos fue trabajar juntos, “no pensar en ir solos para ir rápido, sino pensar en ir juntos para ir lejos. Nunca ha habido puertas cerradas, ni oídos sordos”, se trata de establecer una relación mucho más larga y profunda en este tema delicado, de justicia social, que tiene que ver con los entornos laborales seguros y saludables.

Zoé Robledo, por último, señaló que uno de los elementos que también se debe atender es el de la salud mental y el presentismo, “este que muchos llaman el mal de calentar la silla, el trabajador que asiste en su horario, a su puesto de trabajo, pero que no realiza sus funciones, es un fenómeno que está creciendo en muchas partes del mundo y que todavía tenemos que incorporarlo a nuestra cultura laboral”.

¡Participa con tu opinión!