Luis Muñoz Fernández

Los antiguos griegos no tenían el concepto del pecado que hemos heredado nosotros a través de la tradición judeocristiana, sin embargo, consideraban como una de las faltas más graves algo a lo que llamaban“hibris” (del griego antiguo βριςhýbris), que puede traducirse como desmesura, es decir, el no reconocer los propios límites y transgredirlos. Es el hecho de desear más de lo que el destino o los dioses nos habían asignado. La hibris suele estar relacionada con actitudes y pasiones desatadas como la soberbia y la ira.

En días recientes, la destacada periodista y escritora brasileña Eliane Brum publicó en el periódico español El País  un artículo titulado ¿De qué mitología nacen Neymar y Moro? Hoy, sólo es héroe quien no tiene límites. En él expone los casos del famoso futbolista y del juez Sergio Moro, que envió al ex presidente Lula a la cárcel. Según Brum, ambos casos tienen en común la evidente transgresión de los límites: Neymar fue acusado de violación y Moro condenó a Lula por motivos políticos.

Lo sintomático es que a pesar de su desmesura –es bien sabido que sobre Neymar pesa la corrupción de su contrato con el Barcelona y que Moro ya había actuado deshonestamente en contra de Lula con anterioridad–, lejos de que estos personajes sean reprobados e incluso castigados, la sociedad los defiende, les aplaude y los premia. Najila Trindade, la modelo supuestamente violada por Neymar, fue tildada por el público brasileño de “oportunista”, a la par que absolvía al futbolista. Sergio Moro es ahora el Ministro de Justicia en el gobierno de Jair Bolsonaro.

Dice Eliane Brum: “Nuestra época se ha alejado del héroe clásico, y hasta de los héroes de Marvel. Si Neymar decae, no será por su falta de límites sobre el cuerpo de los otros, sino por los límites que su propio cuerpo le imponga. Moro sólo perderá su aura de héroe si le impiden ejercer su versión personal de justicia, convirtiéndose en un simple mortal más, sometido a las leyes y la moralidad vigentes. Ambos cuentan con el apoyo del presidente Jair Bolsonaro, a quien sus seguidores llaman ‘mito’. De esta calidad de mitología surgen los nuevos héroes”.

En efecto, hoy la desmesura no sólo no es una falta, sino que se ha vuelto un requisito del éxito. Hasta para los médicos.

Comentarios a: cartujo81@gmail.com