Una veintena de personas conforman el equipo de inspectores ambientales de Proespa, entre los que se encuentran también los Guardabosques. En esta ocasión, conversamos con cuatro de ellos, quienes nos compartieron detalles de esta interesante función.

Identificados laboralmente con alias de animales, Luis Alberto Hernández “Mapache”, Rafael Camarillo “Puma”, Ignacio Arredondo “Rana” y Carlos González “Hurón”, nos detallaron lo que implican sus encomiendas y  las exigencias que se requieren para ser parte de este grupo de guardianes de la naturaleza, encargados de prevenir delitos en materia ambiental.

En Aguascalientes existen cinco áreas naturales protegidas: Sierra Fría, Sierra del Laurel, Picacho, El Tecolote y Cobos, en las cuales se puede encontrar una gran diversidad de flora y fauna nativa de cada zona. En esos sitios, los operativos son constantes a lo largo del año, suelen hacerse en grupo, tanto en vehículos como a pie cuando se trata de zonas de difícil acceso.

RETOS Y RECOMPENSAS. Dependiendo de la época del año, se coordinan con otras instancias estatales y federales para mejores resultados. Los guardabosques deben contar con una buena condición física para soportar las caminatas de grandes distancias, las altas temperaturas y hasta el pesado equipo de trabajo que llegan a utilizar. Ellos reciben capacitación constante en control de fuego y primeros auxilios debido a los riesgos a los que se enfrentan.

Orgulloso de portar el uniforme de Proespa y contribuir con más de diez años de servicio a favor del cuidado del medio ambiente, “Hurón” se dice fascinado de los paisajes que se pueden observar en la Sierra del Laurel. Considera que cada vez existe mayor cultura social por preservar las áreas naturales, misión que comienza desde el núcleo familiar. “Cada vez somos más conscientes de contaminar menos, es un compromiso personal el cuidado al medio ambiente. Cada vez son más los paseantes que recogen su basura y que sofocan correctamente su fogata”, resaltó.

POR UN MEJOR FUTURO. Los guardabosques deben conocer adecuadamente el marco legal para que en caso de detectar a personas cometiendo algún delito ambiental -como extrayendo arena o contaminando el agua- sean canalizados a las instancias correspondientes. “Rana” explicó que lo único que se busca es dejar un mejor entorno a las nuevas generaciones. “Lo que queremos es aminorar el impacto negativo hacia el medio ambiente, tanto en la ciudad como en áreas naturales protegidas”, señaló.

Por su parte, «Puma» resaltó la importancia de las labores que desarrollan, lo cual ha permitido mantener en control y buen estado las áreas naturales en Aguascalientes. Finalmente, “Mapache” agregó que aunado a la vigilancia estrecha en la zonas antes mencionadas, también se enfocan a la atención de la ciudadanía y difundir pláticas de cuidado ambiental, promoviendo la concientización entre la ciudadanía.