Son las mujeres quienes más se han visto afectadas en materia de salud mental a consecuencia de la pandemia del COVID-19, revelan datos del Instituto Estatal de Planeación del Estado.
En el marco del Día Mundial de la Salud Mental, recientemente celebrado, se refiere que, tan solo de enero a septiembre, el Centro Estatal de Salud Mental y Familiar Agua Clara ha atendido a un total de 8,012 mujeres, mismas que presentan, en su mayoría, trastornos emocionales y neurológicos. Ansiedad y estrés son las afectaciones más recurrentes; por cada dos mujeres que han recibido atención psicológica especializada, existe solamente un hombre, sector de la población que, en este año, ha recibido, en total, 4,128 consultas. De igual manera, 154 familias han buscado atención especializada, mientras que también se registra que acudieron 308 parejas. En cuanto a las unidades de psicoterapias infantiles, el mismo Centro Agua Clara, de enero a septiembre de este año, ha apoyado a 1,555 personas por medio de 7,536 consultas. Los menores también se han visto afectados, principalmente por el miedo y estrés que les ha provocado el encierro y las limitaciones para desarrollar algunas de sus actividades.
En un gran total, tan solo en este año, Agua Clara refiere de una atención de 3,701 personas y 13,602 consultas.