Ella nunca se rindió hasta ser Miss Universo

CDMX.- Detrás de la corona de Miss Universo de Andrea Meza, hay mucha resiliencia y perseverancia, recordó su padre, Santiago Meza, quien desde hace casi cinco años acompaña a su primogénita a cada concurso de belleza en el que ha participado.
“Hubo momentos en los que, a lo mejor de desesperación, ella quería sentirse físicamente de una forma o sentía que en sus clases de oratoria no avanzaba, pero nunca desistió. Ella, desde que inició en Mexicana Universal, tuvo determinación, siempre se fijó la meta de ser Miss Universo.
“Yo la cuestionaba, le decía: ‘Ya te fue bien en Miss Mundo (2017, fue primera finalista), ¿estás segura? No siempre se puede ganar, son competencias, y a veces ganas y a veces pierdes’. La traté de cuestionar para ver qué tan segura estaba”, evocó Santiago en entrevista.
Lejos de intimidarla, la responsabilidad que conlleva su reinado motiva a Andrea a ser mejor persona y, sobre todo, transmitir buenos mensajes.
“Hace rato (ayer) le dije a mi hija: ‘Tienes un compromiso muy grande, un reto enfrente muy bueno, enfócate, sé responsable, mantente física, mental y espiritualmente fuerte, lo vas a lograr porque capacidad la tienes’.
“‘Estás en todos los diarios a nivel mundial, portales, tienes que alentar a otras mujeres a que luchen por sus sueños, a inspirarlas a que sí se puede'”, compartió.
Aunque toda la familia la apoyó, a Florida sólo pudieron viajar Santiago, y una hermana de Andrea, Mariana.
“Todo mundo ve el resultado, pero en el camino también hay mucho estrés, frustración por no ir completando las metas que ella se fijaba durante su proceso.
“Por eso siempre le dimos mucho apoyo moral, hablamos con ella, de cómo estaba, cómo se sentía”, contó. (Froylan Escobar Lara/Agencia Reforma)