Iván Sosa
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Los termómetros infrarrojos y los tapetes sanitizantes en las entradas de establecimientos y oficinas tienen los días contados.
Autoridades de la CDMX dieron a conocer que los filtros sanitarios en los ingresos a espacios cerrados dejarán de ser obligatorios a partir del lunes.
En enero, REFORMA publicó que especialistas pidieron reevaluar las medidas que al principio de la pandemia se consideraban correctas, pero que terminaron por identificarse como ineficaces contra el Covid-19.
Entre éstas destacaban los tapetes y arcos sanitizantes, además de la toma de temperatura.
Ayer, Eduardo Clark, director de Gobierno Digital de la ADIP, indicó que, junto a estas medidas, también dejará de operar la aplicación de spray sanitizante.
«Lo que sigue siendo muy vigente en todo el transcurso del uso de estos espacios cerrados es el uso de cubrebocas, para cualquier persona, y también privilegiar la ventilación natural y, en su caso, el seguimiento de los lineamientos de ventilación artificial que ya conocen, como la recirculación del aire», mencionó Clark.
El funcionario argumentó que los indicadores de la pandemia siguen a la baja, por lo que se tomó la decisión de eliminar estas restricciones.
«Tenemos una ocupación hospitalaria en la Zona Metropolitana del Valle de México de 167 hospitalizados, es decir, ha seguido a la baja con una reducción de 30 en la última semana», apuntó.
De acuerdo con cifras de la CDMX, el número de casos positivos detectados también se ha reducido y, actualmente, se registran 30 cada día en promedio.
En tanto, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, indicó que el gel con alcohol deberá seguirse proporcionando.
La Mandataria enfatizó que las terrazas de los restaurantes habilitadas como parte del programa Ciudad al Aire Libre se mantendrán.
Las medidas sanitarias para el ingreso de personas en establecimientos comenzó a operar a mediados de 2020, inicialmente en los sectores esenciales. Al finalizar el confinamiento se implementaron también en restaurantes y centros comerciales.
En las últimas semanas personal de plazas y comercios ya había relajado su uso.
«Ya tiene tiempo que dejó de usarse el termómetro, lo que sí se le pone a todo el que entra es gel», comentó Antonio, vigilante de un supermercado en Calzada de Guadalupe.
En el Centro Histórico, establecimientos también comenzaron el retiro de los termómetros infrarrojos en marzo pasado, cuando la Ciudad pasó al semáforo epidemiológico verde.

¡Participa con tu opinión!