Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La suspensión de la autorización ambiental para los tres primeros tramos del Tren Maya fue un error, y el tribunal federal de Mérida que la concedió, dejó sin efectos su sentencia de febrero pasado.
En una inusual aclaración publicada ayer, el Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo y Administrativo en Yucatán aceptó haber dictado dos sentencias contradictorias al revisar la suspensión definitiva que el Juzgado Cuarto de Distrito en esa entidad concedió en marzo de 2021, en el amparo 89/2021.
En la primera sentencia, notificada el 15 de diciembre, el tribunal revocó la suspensión por falta de interés legítimo de los pobladores que impugnaron la autorización de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para afectar 800 hectáreas de selva, en los 635 kilómetros que van de Palenque a Izamal.
La segunda sentencia, notificada el 9 de febrero, confirmó la misma suspensión, por considerar insuficientes los agravios de la Semarnat para impugnarla.
Ante una solicitud de aclaración del Gobierno, el tribunal admitió el error de haber resuelto por separado dos recursos de revisión contra la misma sentencia, y determinó que debe prevalecer su fallo del 15 de diciembre, porque fue el primero, revocó la suspensión –que por tanto, dejó de existir–, y lo hizo por razones de fondo.
«Esta circunstancia obedeció a que los recursos de revisión fueron enviados a este tribunal en forma separada y desvinculada. En consecuencia, los asuntos de referencia fueron turnados en fechas distintas y a ponencias también diferentes, como se aprecia de las ejecutorias dictadas en cada uno de ellos», justificó el tribunal.
La confusión se originó porque el Gobierno presentó, en fechas diferentes, dos recursos de revisión contra la suspensión que dictó el juzgado.
Un recurso fue presentado por Semarnat, autoridad responsable de autorizar la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), mientras que el otro lo promovió Fonatur, tercero interesado en el juicio.
Pero el tribunal tuvo varios meses para darse cuenta de que estaba tramitando por separado dos recursos contra la misma sentencia, pues los había recibido el 11 de junio y el 28 de julio de 2021.

¡Participa con tu opinión!