El Fiscal General del Estado, Jesús Figueroa Ortega, advirtió que la reforma judicial que se analiza en el Congreso Federal podría generar que haya jueces sin la preparación necesaria en la impartición de justicia.
Se corre el riesgo de que el Poder Judicial pueda ser infiltrado por abogados de ciertos grupos con intereses particulares, en los que se elija a los más populares, pero no a los más experimentados.
El método de designación de jueces por la voluntad popular a través de elecciones requiere un análisis del entorno actual de la sociedad, como una prueba de la conveniencia de realizar esta reforma, consideró.
Cuestionó la facilidad con la que una persona podría convertirse en juez, en comparación con los procesos de preparación vigentes para asumir este tipo de responsabilidad.
Resulta difícil de asimilar para la ciudadanía qué podría ofrecer un candidato a juez, en comparación con lo que puede proponer un candidato postulado a una senaduría o diputación, quienes finalmente pueden proponer mejoras en algún servicio público.
Advirtió que quienes aspiren a ocupar la función de juez están acotados al cumplimiento de las leyes, de la constitución, así como a una actuación en apego a valores de honestidad, imparcialidad, rectitud y profesionalismo en su impartición de justicia.
Opinó que la reforma representará un antes y un después en la política judicial de México, pues implica una modificación en la forma en que se imparte la justicia en el país, pero señaló la necesidad de adaptarse a los nuevos tiempos.
Figueroa Ortega manifestó que la elección mediante voto popular de jueces en Estados Unidos se da solo en algunos estados y no se ha extendido a otros, lo que indica que no es un modelo tan benéfico como para haberse implementado en todo el país vecino.