Con la cifra preliminar de setecientas a mil escuelas de nivel básico que retornarán el próximo lunes a las clases presenciales de modo gradual, escalonado y contextualizado, el director del IEA, Ulises Reyes Esparza, llamó a la autoridad municipal para regular a aquellos comerciantes semifijos y ambulantes que se instalen en torno a los planteles educativos y que cumplan con los protocolos sanitarios.

Aseveró que esos comerciantes no deberán provocar aglomeraciones, serán vigilados para que cumplan con los protocolos y denunciados si incurren en irregularidades. “Es crucial que los municipios ayuden a garantizar la sanidad al exterior de las escuelas, así como la seguridad pública”.

Luego informó que la Secretaría de Salud emprenderá, sin previo aviso a las escuelas ni a la autoridad educativa, la visita gradual a los planteles educativos de nivel básico para revisar los protocolos sanitarios en aras de colocar el Sello de Escuela Segura.

Asimismo, señaló que no será obligatorio el uso de uniforme escolar en las escuelas en lo que resta de este ciclo lectivo, lo mismo con el tema de útiles escolares, hay que llevar los materiales que han estado utilizando a lo largo de la educación a distancia.

Sobre las cooperativas escolares, el titular del Instituto de Educación dijo que cada escuela decidirá si prestará o no servicios, lo cual estará en función del horario y de la cantidad de estudiantes que se recibirán día a día. La Guardia Sanitaria supervisará esos espacios para que cumplan con los protocolos en materia de alimentos preparados con higiene.

Las 395 escuelas que fungirán como casillas electorales regresarán a clases hasta el miércoles 9 de junio, con casi 700 casillas se instalarán en estas instituciones, las cuales representan menos del 30% de los planteles de educación básica. Esto significa que más del 70% estarán en condiciones de arrancar el día 7 de junio.

Hasta el momento, el 90% de las escuelas tienen condiciones mínimas indispensables como son agua potable, alcantarillado, electricidad, sanitarios e infraestructura básica para arrancar las clases presenciales. El 80% de los maestros están dispuestos a volver a las aulas.