Queda un año para que se acabe el sexenio y han transcurrido cinco desde que agrupaciones ciudadanas plantearon la necesidad de mejorar el transporte público, pero “seguimos esperando un cambio sustancial en el modelo del servicio, de los camiones, de combis, taxis, ciclovías”, expresó Francisco Ruiz López, presidente de México Líder.

Fue en 2016 cuando se hizo el planteamiento inclusive ante los que entonces fungieron como candidatos a los distintos cargos de elección, a fin de que pudieran conocer el proyecto ciudadano sobre la aspiración de tener un mejor transporte público y sistema de movilidad, en lo que de pronto se avanza y luego hay estancamiento.

“Se vislumbraba que sería el sexenio en que los ciudadanos contarían con herramientas realmente de calidad” en materia de transporte, pero no se tiene algo claro en los puntos básicos para lograr el objetivo.

Está por iniciar el ciclo escolar presencial, luego de año y medio de que los estudiantes estuvieron retirados de las aulas, y seguramente se volverá al calvario de padres de familia, ahora ya no sólo por la calidad de los camiones, sino también por la higiene que está obligada ante la presencia del COVID-19, y porque se tendrán que destinar entre el 30 o 40% de los ingresos económicos de una persona para el traslado a las escuelas.

Esto se debe a que las rutas aún no son regulares, ni en horarios, ni en origen y destino, de ahí que muchos tienen que tomar dos o tres camiones para llegar a su escuela o trabajo y de regreso a su casa, y se debe a que no se ha consolidado el tema de las rutas, ni de las ciclovías o el esquema que permita a usuarios de bicicletas poder hacer uso de unidades en las que puedan trasladar su vehículo ligero.

Aunque el avance en la Coordinación de Movilidad ha sido lento, lo cual se debe posiblemente al constante cambio que hubo de titulares en esa dependencia, “la ciudadanía sigue siendo víctima de esta situación, esperamos que la presión ciudadana se mantenga y que este Gobierno alcance a hacer algo como lo prometido”.

Además, se avecinan otros tiempos de campaña política, por lo que se espera que haya avances en materia de movilidad y transporte, a fin de que no sea un tema manchado con el tinte político, sino algo que se pueda concretar en primera instancia con posibilidad de darle continuidad al proyecto, pues “está claro que no es algo que se vaya a acabar en dos o tres años, sino que requiere de constancia y voluntad, pero que también que los ciudadanos le demos seguimiento para que se pueda contar con un servicio de calidad”, puntualizó Ruiz López.