Carlos Reyes Sahagún / Cronista del municipio de Aguascalientes

La semana pasada concluí anunciando una conferencia de prensa otorgada por el sociólogo Jesús Gómez Serrano, director del Instituto Cultural de Aguascalientes en el tiempo en que se inauguró el Teatro de Aguascalientes. Dicho encuentro se realizó a petición de los periodistas acreditados en la XII Muestra Nacional de Teatro, celebrada en esta ciudad en noviembre de 1991, y vista con la distancia de 30 años, resulta interesante por las cosas que se dijeron, lo que se previó y se hizo; lo que finalmente ha sucedido con el espacio. El encuentro tuvo lugar en la actual sala Benjamín Manzo de la Casa de la Cultura, en ese momento habilitada como sala de prensa, con fotocopiadoras, máquinas de escribir y esos novedosos artilugios que eran entonces los faxes, todo al servicio de los informadores.

De entrada Gómez Serrano se refirió a las temporadas de danza, de música; a la feria del libro; la educación que imparte el instituto; las revistas que publica; los servicios que presta. Poco a poco la rueda de prensa deriva hacia el tema que interesa a algunos periodistas: el Teatro de Aguascalientes.

Rubén Torres, de NOTIMEX: Lo que estamos viendo con usted, el panorama que nos está presentando es que la actividad es constante. ¿Existen los grupos para tener temporada completa en el Teatro de Aguascalientes, para mantener ocupada a la gente?, y todo lo demás. Vemos que carecen de músicos, ¿qué es lo que están haciendo para llenar esa infraestructura?

-Desde luego utilizar nuestra infraestructura y no limitarla a los grupos del ICA, que son 16, y que realizan una actividad incesante. Están en los teatros, en escenarios al aire libre, de la capital y los municipios; las casas de la cultura municipales tienen sus propios grupos. Casi todos tienen rondalla, por lo menos cuatro tienen grupos de teatro y danza folclórica que realizan actividad en los propios municipios. Para mantener la actividad en el Teatro de Aguascalientes…

Torres interrumpe, avienta el piropo y luego el pero:

-Está precioso, pero si va a ser un elefante blanco… ¿Cómo lo van a mantener lleno, o solamente lo van a utilizar para el informe de gobierno?

El cuestionamiento de Torres fue pronunciado por Rodolfo Obregón, director de la Compañía Universitaria de Repertorio. Gómez Serrano escucha la pregunta impasible, casi sin pestañear. Sólo en el momento en que Torres menciona lo del informe del gobernador, el director del ICA esboza una sonrisa desganada.

-No voy a responder con promesas o con una declaración de buenas intenciones. Voy a señalar hechos concretos. El teatro de Aguascalientes abrió sus puertas el 16 de agosto. Se han ofrecido hasta ahora unos 35 espectáculos, muchos de corte internacional: Antología de la Zarzuela, Solistas de la Opera de Kiev, Solistas del Bolshoi, Teatro Negro de Praga, Pablo Milanés, extensión del FIC, teatro japonés y un grupo coreano. Casi en todas las ocasiones el teatro se ha llenado. Por otra parte, nosotros tenemos la convicción de que el Teatro de Aguascalientes no debe ser escenario únicamente de espectáculos internacionales, que por esa misma razón son muy caros, que por eso mismo, están dirigidos solo a una elite, no cultural, sino económica. Pero vemos que el teatro es, como su nombre lo indica, de todos los aguascalentenses, y hemos hecho un esfuerzo porque efectivamente la gente que no puede pagar los $80,000 que costó el mejor lugar en el concierto de Pablo Milanés pueda ir de todos modos al teatro. ¿De qué manera? Producimos localmente las Glorias de Posada, de Emilio Carballido, con La columna de Aguascalientes. Se ofrecieron un total de…

Jesús Gómez hace una pausa, voltea con Enrique Rodríguez Varela y hacen cuentas.

-17 funciones didácticas, gratuitas, durante las cuales el teatro estuvo completamente lleno. Podemos afirmar que 25,000 escolares de Aguascalientes vieron el espectáculo. Además se ofrecieron otras 4 funciones al público, a un costo muy moderado.

Esto lo hicimos con el doble propósito de producir un espectáculo con la gente de Aguascalientes, y que la gente de Aguascalientes fuera al teatro. Además está lo que ustedes están viendo ahora. El día de la inauguración el teatro estaba lleno, los teatristas y organizadores éramos no más de 300. Los demás eran gente de Aguascalientes con boleto pagado, a $10,000 o $5,000 si se trataba de estudiantes, obreros o maestros y exhibían credencial.

Ernesto Díaz Reyes, de El Dictamen, de Veracruz.

-El teatro se construyó con una inversión de $25,000 millones. Usted dice que es el teatro del pueblo, o para el pueblo. Entonces, mete usted 25,000 escolares que no tienen conciencia de lo que costó ese teatro. Los niños son inquietos, la gente que no tiene cultura es inquieta. ¿Cómo van a hacer para mantener en buen estado el teatro?

-Hubo 17 funciones didácticas con muchachitos inquietos, nerviosos, llenos de energía, vitalidad, gritando, y usted vea el teatro; está impecable, no pasó nada. Mucha gente creía que era un gran riesgo llevar a los niños al teatro. Nosotros les demostramos que la gente se sabe comportar en un recinto de esta categoría. ¿Cuándo? Cuando se les alecciona, cuando se les pide amablemente que se comporten, y cuando se toman las medidas de orden necesarias. ¿Cuáles son esas medidas? Pues una vigilancia muy estrecha en la sala, un servicio de acceso muy controlado. Se recogieron naranjas, cohetes, chicles por montones; cerros de chicles en las bolsas, se cateaba a los niños y a las niñas se les pedía amablemente que dejaran ahí guardado todo lo que no podían meter a la sala. (Felicitaciones, ampliaciones para esta columna, sugerencias y hasta quejas, diríjalas a carlos.cronista.aguascalientes@gmail.com).

¡Participa con tu opinión!