José de Jesús López de Lara

La tarde del sábado estuvo a punto de ocurrir una tragedia, luego de que cuatro jóvenes aprovecharon el incremento del cauce en el Río Calvillo para divertirse en una lancha inflable.
Sin embargo, comenzaron a ser arrastrados por la fuerte corriente y perdieron el control de la balsa, por lo que estuvieron a punto de morir ahogados. La oportuna intervención de los policías preventivos de Calvillo, así como de Bomberos Municipales y de Protección civil, permitió el rescate de los jóvenes.
Estos hechos se registraron el sábado a las 17:00 horas, cuando unas personas que caminaban por la calle Los Ángeles se percataron de que cuatro jóvenes que iban en una lancha inflable eran arrastrados por la corriente del Río Calvillo, haciendo señas con las manos, solicitando ayuda.
Una vez que se recibió el reporte al número de emergencias 911, varias unidades de la Policía Preventiva y Bomberos Municipales de Calvillo, así como de Protección Civil, se trasladaron al lugar de los hechos y, al hacer su arribo, observaron a cuatro jóvenes que eran arrastrados por la corriente del río junto con una lancha inflable color gris.
Cabe destacar que los oficiales de Seguridad Pública Municipal de Calvillo arrojaron unas cuerdas a las víctimas para arrastrarlos a la orilla, pero, en el operativo, dos de ellos cayeron al agua y comenzaron a ser arrastrados por la corriente.
A pesar de poner en riesgo sus vidas, los policías preventivos ingresaron al agua y finalmente lograron rescatar y poner a salvo a quienes fueron identificados como Adán, de 33 años; Nubia Nayelli, de 28 años; Jéssica, de 26 años y Alejandro, de 32 años; todos ellos habitantes del mismo municipio de Calvillo.
Según comentaron los “aventureros” jóvenes, provenían desde el poblado de San Tadeo y su objetivo era llegar a la presa Media Luna, pero, durante el trayecto, fueron sorprendidos por un “remolino” que los desestabilizó y quedaron a la deriva, siendo arrastrados por la corriente del río.