Habrá una mayor vigilancia por parte del SAT durante este año 2021 donde los contribuyentes enfrentarán una fuerte fiscalización respecto a sus contribuciones por Impuesto Sobre la Renta, advirtió la presidenta del Colegio de Contadores Públicos, Miriam Fabiola Gutiérrez Muñoz.
La especialista señaló que si bien para la reforma fiscal de este año no se prevén cambios sustanciales ni nuevos impuestos, los esfuerzos de la autoridad estarán más enfocados en el tema de la fiscalización y más ante la actual situación de la pandemia y la poca actividad económica que hay en ciertos sectores económicos, lo cual hace que la autoridad necesite mantener su nivel de recursos y va a requerir hacer un uso más eficiente de las herramientas con que cuenta, entre las que destaca toda la información de comprobantes fiscales, las declaraciones informativas de todos los contribuyentes, la información proveniente del sistema financiero, de los fedatarios públicos y los sistemas informáticos que ha ido desarrollando para eficientar los mecanismos de fiscalización.
Indicó que entre las novedades para este año destaca el que los pagos provisionales de personas morales ya van a estar prellenados y nada más requerirán de la revisión y validación por parte de los contadores públicos o asesores fiscales para determinar si están correctos o si les falta reportar alguna operación de venta o de servicio ante la autoridad.
Adicionalmente, comentó que el fisco revisará la razón de las menores utilidades y pagos de ISR y si considera que la baja no es justificable podría aplicar créditos por redeterminación de utilidad fiscal compuestas por multas de 55 a 75% de la contribución omitida, actualizaciones y recargos. “Actualmente muchas empresas han recibido invitaciones por cuestiones estadísticas, a muchas les ha llegado que el mes de enero por ejemplo de 2020 no corresponde con lo declarado con enero de 2019 en materia de IVA o nos ha pasado mucho con los meses de marzo y abril y mayo del año pasado que estuvo mucha industria paralizada donde hubo invitaciones para aclarar de porqué hubo menos ingresos”.
Gutiérrez Muñoz destacó que ello es parte de las herramientas y toda la estrategia de fiscalización de la autoridad del SAT, “si bien una invitación no es lo mismo que un requerimiento y no tiene el carácter de obligatorio, pero de cierta manera nos da la luz de que estamos a la vista y que hay que tener cuidado con eso”.