El tesorero estatal, Carlos de Jesús Magallanes García, reconoció que han disminuido los apoyos de la Secretaría de Hacienda, porque ya no les da la alternativa de recuperar impuestos federales a cambio de beneficios económicos.

No ha mandado los patrones adecuados para hacer la gestión y recuperar correctamente los recursos federales, de acuerdo a los programas que les autorizaba Hacienda; ahora la propia dependencia lleva a cabo la recaudación y en consecuencia, los estados dejaron de recibir la aportación económica por esa tarea.

Incluso hay programas que se han cancelado y por ende, los convenios respectivos; ejemplificó el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF); con esta modalidad, los informales pasaban a la formalidad con el pago de impuestos; a todos los municipios se mandaba gente para visitarlos, orientarlos e informarlos de los beneficios de la formalidad.

No sólo los tianguistas no pagan impuestos, también hay muchos comercios que no están registrados.

Con la reincorporación se ofrece no pagar el ISR durante el primer año de estar inscrito en el RIF, ya que se tiene una reducción del 100% y disminuye de forma gradual 10% cada año.

Para el IVA e IEPS también se aplica esta reducción, únicamente por las operaciones que se realicen con el público en general.

Si los ingresos en el año anterior fueron de hasta 300 mil pesos, la persona no paga IVA ni IEPS por operaciones exclusivamente con el público en general, entre otros beneficios, pero la SEFI ya no tiene injerencia en ello, a menos que Hacienda reactive los programas de colaboración.

Por otra parte, informó que con la finalidad de que se reduzcan las cargas fiscales antiguas, se sigue exhortando a los propietarios de vehículos que tengan adeudos por concepto de control vehicular del año 2015 y anteriores, a que realicen la cancelación correspondiente.

También se ofrecen esquemas de descuentos de hasta 90% a morosos con pasivos acumulados de 2016 a la fecha, en lo que corresponde a las actualizaciones de multas y recargos.

Finalmente, consideró que es una buena oportunidad para que las y los contribuyentes regularicen la situación fiscal de sus unidades.