Para el 2018, el Instituto de Servicios de Salud de Aguascalientes ejercerá un presupuesto que asciende a los 2 mil 600 millones de pesos, y que representa un incremento de 6% con respecto al presente año, anunció su director Sergio Velázquez García, quien reconoció una carencia significativa de médicos especialistas en el estado, con miras al crecimiento de servicios hospitalarios.
Precisó que una vez que el Congreso del Estado apruebe este Presupuesto 2018, se destinarán 85 millones de pesos más para fortalecer a los centros de salud del estado, donde se prevé un crecimiento de modo paulatino en el nuevo Hospital Hidalgo que será inaugurado en diciembre próximo.
Luego, informó que el 38% de los impuestos que se recauden en materia de bebidas alcohólicas, se irá al fondo para la prevención de las adicciones, para el ejercicio del año próximo.
Velázquez García detalló que hasta el próximo 31 de diciembre se ejerce un presupuesto de 11 millones de pesos para la prevención de adicciones y el día 15 de ese mismo mes se concluirá el programa Ámate, que recibirá una reingeniería para mejorar la atención de salud mental en Aguascalientes, porque ya se rebasó la cifra del 2016 de 126 suicidios.
“Hoy en día, en el estado de Aguascalientes existe una sobreoferta de médicos egresados, sin embargo, existe una carencia significativa en especialistas. De hecho no se cuenta con algunas especialidades en la entidad, motivo por el cual se deberá hacer un importante esfuerzo en el nuevo hospital Miguel Hidalgo, el cual contará con 120 camas, aunque se tiene proyectado que sumen 218”.
Entonces, el ISSEA deberá ser muy inteligente para planificar ese crecimiento en forma programada y paulatina, porque en un momento dado se puede presentar determinada patología, pero no se cuenta con los médicos especialistas, como son los casos de urólogos, neurólogos, geriatras y gerontólogos.
Por eso, en el 2018 se arrancará el diplomado en coordinación con la Universidad Cuauhtémoc para echar a andar los primeros consultorios de gerontología para un envejecimiento saludable y productivo, en cuando menos seis centros de salud, que contarían con médico, enfermera y trabajadora social.
“Hay muchas áreas de oportunidad y campo de acción en el estado y sobre todo, existen demandas ciudadanas que actualmente no se pueden atender en el sector salud, mismas que deben trabajarse para ofrecerlas a la comunidad”, enfatizó.