STREAMING
“EL PROBLEMA DE LOS 3 CUERPOS” (“THE 3 BODY PROBLEM”) – NETFLIX

Toda adaptación cinematográfica requiere un quiebre al paradigma de la fidelidad, sea cual sea la fuente, pues la cinematografía ha diseñado -y evoluciona- su propio lenguaje, requiriendo que los elementos a ser traspolados en un filme se sometan a una transformación que mantenga un grado de fidelidad narrativa en cuanto a la obra original para su ajuste a lo que el desarrollo en imágenes en movimiento requiere. Y es por ello que un trabajo como «El Problema de los 3 Cuerpos», trilogía de ciencia ficción «dura» (esto por la precedencia que tiene la ciencia antes que la ficción), escrita por Liu Cixin que le ha significado premios literarios importantes dentro del género como el Hugo y el Nébula, ha pasado por una metamorfosis significativa en cuanto a la representación de personajes y situaciones, pero sosteniendo los puntos esenciales de su discurso, siendo éstos una invasión alienígena que representa un conflicto existencial para la humanidad, a la vez que un lienzo donde se despliega un interesante thriller ante varios misterios que deben resolverse.
Netflix, la plataforma de streaming cuyas iteraciones a proyectos mediáticos populares son amadas y odiadas por un mundo que exige más lealtad y menos interpretación, ha creado una primera temporada con 8 episodios que carece de una narrativa cohesiva en momentos, y brillante en otros donde los conceptos de los textos originales encuentran voz y desarrollo, a la vez que se logra un alcance épico y global debido a que la amenaza planteada es de nivel macro. La historia comienza en la China de los 60 en pleno furor comunista, donde una mujer llamada Ye Wenjie ve cómo su padre científico es ultimado en la plaza pública por sus ideas radicales, terminando ella misma en una secreta instalación gubernamental que busca la comunicación intergaláctica hasta que lo logra canalizando las ondas de radio hacia el Sol. Su descubrimiento sellará el destino de la humanidad cuando, en un acto de recelo hacia su sistema político, le concede a una raza alienígena permiso para conquistar la Tierra. Corta y ahora en el presente un investigador especial, Clarence Shi (Benedict Wong), trata de averiguar el porqué varios científicos comienzan a suicidarse sin razón alguna, más que el dejar en muros una extraña secuencia de números a modo de conteo regresivo. Su camino se cruzará con el de cinco físicos e investigadores a raíz de que uno de ellos, Auggie Salazar (Eiza López), comienza a ver tal conteo en sus retinas. Todos ellos no sólo deberán emprender una carrera contra el tiempo para evitar el exterminio de la humanidad, también enfrentan una serie de tragedias y eventos personales que esculpen la psicología y el espectro emocional para el espectador.
Dada la complejidad estructural de los libros de Liu, no es sorprendente que la serie busque una aproximación más lineal, procurando que los personajes principales sean también la mirada del espectador, desenvolviendo a la par el enigma que se les presenta mediante pistas y objetos cruciales, como un extraño juego de realidad virtual que les acerca a la identidad de estos seres siderales, mientras que el drama se sostiene acercándonos a los personajes y sus detalles, tal cual ocurre con Jin (Jess Hong), amiga de Auggie y vinculada a Ye Wenjie, o Will Downing (Alex Sharp), amigo suyo dedicado a la docencia que descubre padece de cáncer pancreático. Todos los componentes que van definiendo sus personalidades logran emplearse como símbolos existencialistas o de características líricas sobre lo desconocido representado por los invasores (llamados San-Ti), a quienes jamás vemos en su forma original, y se suman a la ambiciosa visión de sus creadores David Benioff, D.B. Weiss y Alexander Woo, la cual sucumbe en momentos ante el peso de tales anhelos narrativos (sobre todo en los últimos tres episodios que dejan resabios de apremio), pero que también lega algunos de los mejores momentos televisivos en lo que va del año (el episodio 5 y la primera mitad del capítulo 3 son excelentes). «El Problema de los 3 Cuerpos» tiene un futuro que dependerá de la respuesta del público y los aficionados a los libros de Liu, pero si lo visto en esta primera temporada es indicio, creo que deberán quedar a gusto con el resultado.

CARTELERA
“EL BASTARDO” (“BASTARDEN”)

En la Dinamarca del siglo XVII, el rey Federico V busca con desesperación que los inhóspitos brezales de la inconquistable tierra de Jutlandia sean colonizados. El capitán Ludvig Von Kahlen (Mads Mikkelsen), veterano que recién se ha jubilado tras 25 años de servicio, se ofrece a ello y desarrolla un proyecto no muy bien visto por los consejeros del soberano pero, al final, aprobado cuando él indica que pagará por todo. Con ello, el protagonista buscará hacerse del prestigio y honor que se le ha negado al ser el bastardo de un conocido militar, pero al arribar solo se topa con dificultades agrícolas, sin mucha mano de obra más que un matrimonio, además de fugitivos de la ley llamados Ann Barbara (Amanda Collin) y Johannes Eriksen (Morten Hee Andersen), y del apoyo del clérigo local (Gustav Lindn) pero antagonizados por el terrateniente Frederik De Schinkel (Simon Bennebjerg), quien no reconoce la misión real de Kahlen y hará lo que pueda para evitar que la cumpla.
La mirada del director Nikolaj Arcel (“La Reina Infiel”) es una que focaliza los conflictos de clase y sus desavenencias, mostrando las dificultades de los menos privilegiados ante las aserciones burguesas que los explotan, bien reflejado en la gesta del protagonista por siempre rechazar las ofertas y planes de su enemigo adinerado en aras de cumplir la voluntad del rey por propia mano. El conflicto escala a niveles superiores y lo que comenzó como una aventura con tintes redentores se torna una pugna de voluntades donde el humanismo, el orgullo, la dignidad y la vida misma entran en juego.
La película es un armonioso conjunto de lecturas literarias con un aprovechamiento absoluto de la atmósfera bucólica mediante una espléndida fotografía, amarrado con un cuadro de actores maravilloso que añaden tesituras a sus personajes. “El Bastardo” es un filme de época que adapta los elementos históricos para verse espejados en esta época de convencionalismos ideológicos, aquí combatidos con energía y gracia. De los mejores filmes en cartelera actualmente.

Correo: corte-yqueda@hotmail.com