Rodolfo G. Zubieta / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-El futuro de Black Adam dentro del azaroso Universo DC ha quedado en punto muerto. Así lo confirmaron tanto su productor y protagonista, Dwayne «La Roca» Johnson, como James Gunn, el nuevo líder creativo de la macrofranquicia de Warner Bros. Discovery. Una decisión que, más allá de la remodelación que Gunn está llevando a cabo, puede justificarse perfectamente con cifras en la mano.

 De acuerdo con The Hollywood Reporter, la película fue aprobada inicialmente con un presupuesto de 190 millones de dólares pero, a medida que el filme iba retrasando su estreno, los costos de producción siguieron aumentando, lo que hizo que el presupuesto alcanzara la cifra de los 260 millones de dólares.

 Una de las principales razones del repentino aumento del presupuesto fue la filmación de nuevas escenas durante un periodo de 20 días después de que la cinta cosechara valoraciones negativas en la proyección de prueba.

 Además, matiza la publicación estadounidense, estas cifras de producción no incluyen los costes de marketing, que ascendería a unos 80 millones de dólares, así como las de distribución.

 Es decir, que el coste total de Black Adam sería una cifra cercana a los 340 millones. Un enorme presupuesto que apenas ha sido cubierto por la recaudación en taquilla de la película, que sólo logró, hasta el momento, 391 millones de dólares en todo el mundo.

 Tras esta pobre recepción entre el público y también unas críticas negativas, el propio Dwayne Johnson confirmó que la secuela no formaría parte de las próximas producciones de DC, por lo que sólo quedan sobre la mesa posibles apariciones.

 «James Gunn y yo hemos hablado y Black Adam no estará en el primer capítulo de esta historia», explicó la semana pasada «La Roca» en un comunicado.

 «Sin embargo, DC y Seven Bucks (su compañía) han acordado continuar explorando las formas más valiosas en las que Black Adam puede ser utilizado en futuros capítulos del multiverso DC», señaló Johnson en un comunicado publicado en sus redes sociales

 Los planes de futuro que pretendía cimentar Johnson con Black Adam comenzaron a torcerse de forma irreversible tras el anuncio de que Henry Cavill no continuaría como Superman dentro del Universo Cinematográfico de DC .

 El cameo en la escena post créditos de la película, del que se habló durante meses y por el que Johnson luchó durante años, era solo un «aperitivo» del regreso de Cavill al papel del Hombre de Acero, pero esos planes fueron descartados por James Gunn y Peter Safran.