Paula Ruiz
Agencia Reforma

MONTERREY, NL. -Es su amigo, su compañero de escenario, el que lo aconseja, lo apoya y lo impulsa, en pocas palabras, Alejandro Fernández «El Potrillo» es para su hijo Álex su maestro de vida.
En este Día del Padre, el primogénito del cantante tiene mucho que agradecerle, pues lo inspira a seguir adelante.
«A mi papá muchas veces le pregunto su opinión. Él es muy directo, siempre da la crítica constructiva, me ayuda a mejorar en todos los aspectos», contó Álex.
«Mi papá tiene mucha de la escuela de mi abuelo, aunque mi abuelo era como más tranquilo, más alivianado conmigo, más flexible, y mi papá es igual de perfeccionista que yo, con él hay mucha más presión. A veces me dice: ‘Aquí hablaste un poquito de más, la gente viene a verte cantar, no vienen a verte hablar’. Mi papá me señala los pequeños detalles, lo cual es bueno porque esas críticas constructivas me ayudan».
Tras la muerte de su abuelo, Vicente Fernández, en diciembre del 2021, quien le produjo su álbum debut Sigue la Dinastía, Álex se recargó en su padre en todo lo que se refiere a su carrera musical.
«Le agradezco a mi abuelo porque si no fuera por él yo no estaría cantando, para mí fue muy difícil su pérdida. Ahora he estado apoyándome en mi papá, alguien de quien puedo aprender muchísimo. Estoy mucho más pegado a él en el sentido de la carrera musical», contó el intérprete de 30 años, quien promueve su tercera producción, Estoy a un Trago.
Sólo reveló un detalle que no quiere heredar de su padre: que lo identifiquen como el «Potrillito».
«Mi papá de repente me dice así. A mí no se me ha quedado un apodo como tal, me ubican como Álex Fernández. En un inicio era el ‘Heredero’. Espero que no sea el ‘Potrillito’ (risas), de verdad».
También papá de dos niñas, Álex adelantó que se avecinan varias colaboraciones con otros colegas, una de ellas con Majo Aguilar. Y prevé otras con Natalia Jiménez, Abraham Mateo, Carolina Ross y Adriel Favela.