Víctor Hugo Granados Zapata

La distribución de las vacunas en México es uno de los temas que más se han criticado durante los últimos meses. Desde el proceso de selección de las vacunas (Pfizer, Moderna, Cansino, etc.), pasando por la distribución con base en la edad de las personas y finalmente la prioridad del sector público sobre el sector privado tratándose del personal médico; todas estas variantes conforman el Plan Nacional de Vacunación de la Secretaría de Salud Pública, con la excepción de una partida especial de vacunas que se comenzarán a aplicar a la brevedad, la de los docentes.

El día de ayer durante la conferencia mañanera del presidente se anunció el plan oficial de vacunación del personal docente en todo el país. El subsecretario de salud, Hugo López Gatell, señaló acompañado de la secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez, que las vacunas que se van a aplicar a los docentes tendrán su propia gestión desde la SEP, además de que dicha estrategia no va a afectar la distribución del Plan Nacional de Vacunación y que se van a adquirir vacunas de la farmacéutica Cansino, la cual sólo requiere de una dosis para generar la inmunidad necesaria; de la misma manera, la maestra Delfina Gómez aseguró que el regreso presencial a las aulas se dará conforme se vaya expandiendo la cobertura de docentes vacunados y que las familias podrán enviar, de manera opcional, a sus hijas e hijos a las escuelas.

Ahondando un poco más en este nuevo plan de vacunación, el subsecretario López Gatell presentó un calendario de vacunación enfocado en el semáforo epidemiológico de dicha Secretaría, con el cual se iniciará la vacunación en cinco bloques desde los estados con menor índice de contagios (Chiapas, Coahuila, etc.) hasta los que tienen semáforo rojo (Ciudad de México, Chihuahua, etc.), cuya fecha de inicio sería el 20 de abril (el próximo martes) y terminaría el 28 de mayo. En el caso de Aguascalientes, nuestra entidad se encuentra en el segundo bloque de vacunación, cuya fecha aproximada de inicio sería (según estas mismas cifras) a partir del 28 de abril y terminaría el 4 de mayo. Por lo tanto, podríamos decir que, regresando de las vacaciones de Feria, la mayoría de las y los docentes deberían estar vacunados y listos para el regreso presencial.

Por otro lado, el gobernador del Estado, Martín Orozco, anunció el martes pasado que para el mes de mayo podría darse el regreso presencial en Aguascalientes, siguiendo las indicaciones de la SSP y de la SEP, precisando también que el regreso sería de manera voluntaria. Hasta ahora, el panorama tanto a nivel federal como a nivel estatal pinta para un regreso presencial en las próximas semanas, aunado a las múltiples comunidades de aprendizaje que se están llevando a cabo en diferentes escuelas (públicas y privadas). El siguiente paso sería plantearse cómo combatir la deserción escolar y los aprendizajes rezagados durante este año de educación en línea, pero antes hay que cuestionarnos ¿cuál fue el costo de esta medida?

No hay que dejar de lado que el magisterio y el sector salud son los únicos grupos de servidores públicos que cuentan con preferencia en el proceso de vacunación. Obviamente el sector salud necesita dicha prioridad, dado que su exposición al COVID-19 es enorme y continua, sin embargo, el sector docente fue el único sector que se retiró (hasta estos momentos) de asistir presencialmente a sus labores. Veámoslo de la siguiente manera, ni los policías, personal administrativo gubernamental, jueces, incluso personal médico privado, etc; tuvieron la oportunidad de ausentarse tanto tiempo de su trabajo como el sector docente, además de poder exigirle al Gobierno que sean vacunados para regresar a sus funciones de manera más segura. Por último, hay evidencia que sostiene que los lugares con ventilación, espacios abiertos y con protocolos de higiene previenen en alta medida el riesgo de contagio; así como también, se ha comprobado que es muy baja (por no decir casi nula) la transmisión de COVID-19 entre niños y adultos (Zimmerman KO, Akinboyo IC, Brookhart A, et al., 2020). Entonces, si las escuelas tienden a ser de los espacios más seguros, el riesgo de transmisión es bajo y también existen modelos híbridos de educación, ¿por qué el sector educativo es el último que va a regresar de manera presencial a las aulas?

Las posiciones del SNTE siempre hicieron caso omiso a dicha evidencia, apoyados siempre por la SEP y el presidente de la república. Ya hemos hablado sobre las consecuencias del modelo de educación a distancia, del cuál la maestra Delfina Gómez no ha comentado nada (5.2 millones fuera del sistema educativo en todo el país). Ahora entendemos por qué se ausentaba tanto, estaban elaborando los planes de vacunación para atender las demandas del magisterio, ¿y las evaluaciones diagnósticas? ¿Los planes para combatir la deserción escolar? ¿Para cuándo la educación pública de millones de estudiantes? ¿Para cuándo vamos a garantizar el derecho a la educación?

Mi intención no es desacreditar el trabajo docente en todo el país, cuyo compromiso durante estos tiempos complejos han demostrado que son quienes sostienen en gran medida al sistema educativo y merecen todo el reconocimiento de la sociedad. Sin embargo, no podemos dejar de lado que las demandas de la SNTE fueron (y han sido) prioridad por encima de la educación de millones de niñas, niños y adolescentes en todo el país. El mensaje final es contundente, primero los maestros y luego vemos. Es una buena noticia que inicie el plan de vacunación docente y además la posibilidad de regresar en mayo a las aulas, pero nunca debemos dejar de lado la siguiente pregunta ¿a qué costo? Y en este caso, el costo ha sido abandonar el sector educativo.