Víctor Fuentes
Agencia Reforma

Para el Departamento de Justicia de Estados Unidos el ex Secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, era “El Padrino”.
Entre 2015 y 2017, a cambio de sobornos, protegió a cárteles del narco y ayudó al tráfico marítimo y terrestre de cocaína, heroína, metanfetaminas y mariguana.
La prueba más sólida es la tutela del Cártel H-2, grupo criminal con sede en Nayarit. La acusación contra Cienfuegos data de agosto de 2019 y solo esperaban el momento que pisara Estados Unidos para capturarlo.
Los cargos imputados son conspiración internacional para manufacturar, importar y distribuir narcóticos, así como por un cargo de lavado de dinero.
La acusación contra Cienfuegos, a quien se identifica con los alias “El Padrino” o “Zepeda”, fue presentada desde el 14 de agosto de 2019 ante la Corte para el Distrito Este de Nueva York, en Brooklyn, que ayer autorizó su publicación.
La acusación señala que las actividades criminales de Cienfuegos ocurrieron entre diciembre de 2015 y febrero de 2017, cuando era titular de la Sedena.
En una carta paralela dirigida a la Corte, la Fiscalía Federal para el Este de Brooklyn acusó que Cienfuegos protegía al Cártel H-2, un grupo criminal con base en Nayarit.
“El acusado, a cambio de sobornos, asistió al Cartel H-2 de numerosas maneras, entre ellas, asegurarse que no hubiera operaciones militares en su contra; iniciando operaciones militares contra sus rivales; consiguiendo transporte marítimo para cargamentos de drogas; actuando para expandir el territorio controlado por H-2 a Mazatlán y el resto de Sinaloa”, afirmó la Fiscalía.
Ayer Cienfuegos escuchó los cargos en su contra en el centro de detención de Los Ángeles. El juez de distrito Alexander MacKinnon ordenó que permanezca detenido sin derecho a fianza hasta otra audiencia el martes próximo.