Han transcurrido los primeros 150 días de que en Aguascalientes se registró oficialmente a la primera persona contagiada con el virus SARS-CoV-2, residente de Aguascalientes pero que provenía de un viaje de España, y de entonces a la fecha la lección no ha sido aprendida por infinidad de personas, tal vez solo por quienes han enfrentado la enfermedad, los que tienen pacientes con el coronavirus y la comunidad médica.

El médico infectólogo e internista, Francisco Márquez Díaz expresó que la lección de la pandemia es sin duda individual, pero lo cierto es que el grueso de la población, inclusive los que ya enfrentaron de manera leve al virus y salieron adelante, lo ve de manera egoísta, a diferencia de la comunidad médica que al paso del tiempo, sigue batallando para encontrar una cama que dé cabida a pacientes que llegan a consulta particular con el virus.

“La gente que no ha vivido la dificultad de encontrar un hospital que acepte a un paciente COVID que acudió a un consultorio particular, para el cual se le busca una cama, no ha tomado conciencia del problema. Hay personas que están llegando a los nosocomios solo a morir; otros que vienen de entidades vecinas, de León, Guanajuato o San Luis Potosí y fallecen en el camino por esta causa, y esos no entran en las estadísticas locales”.

El médico Márquez Díaz, aseveró que si bien la gran mayoría de los que hasta ahora están en las estadísticas oficiales de contagiados lo han superado, pues la afectación ha sido leve, la otra realidad es que los más de 300 decesos se tratan de personas jóvenes, en edad productiva, muchos de los cuales estaban aparentemente sanos, y son “los que nos han llenado los hospitales, y que cuando llegan al médico particular tenemos dificultad para internarlos en algún hospital”.

Subrayó, “para nosotros -los médicos-, todos los días son lunes” y esto que ahora ocurre, como es el no haber alcanzado aún el “pico de contagios y de fallecidos” es algo a lo que nadie estaba preparado para enfrentar, menos con un sistema de salud deficiente y que se evidencia al encontrarse México en los primeros lugares a nivel mundial de contagios y de decesos.

Lo cierto es que el mundo ha cambiado y a la gente todavía le cuesta adaptarse a usar las medidas de prevención básicas e indispensables; pues al no tener medicamentos eficaces para esto, el uso de caretas, la sana distancia y la higiene, son lo único que pueden ayudar a mitigar y superar la crisis; esto se ha dicho hasta el cansancio pero hay resistencia todavía a esto, después de los 150 días transcurridos, “tenemos que saber que el cubrebocas debe ser ya parte de la indumentaria cotidiana y no sabemos todavía por cuánto tiempo tendrá que ser así”.