Noé García Gómez

La embriagues del triunfo

Con el triunfo sindical del vallejismo, la visita y el pletórico evento de su líder máximo, Demetrio Vallejo, en el estado, el grupo de ferrocarrileros aguascalentenses estaba embriagado de júbilo; en ese ambiente llego la toma de protesta del día 27 de agosto del nuevo comité sindical, encabezado por su líder local Ángel Venegas Ahumada.

Dicho acto se dio de dos formas: una, la de la masa trabajadora que tomó la avenida Madero a la altura de Cosío hasta la Plaza Patria, el cual inició cuando fueron a recibir en posesión las oficinas del sindicato, improvisando una especie de verbena popular; y la segunda, solemne y jubilosa en el salón Las Palmas, donde se tomó protesta al nuevo comité sindical.

La verbena popular la registran con todas sus peculiaridades los diarios; en primera plana de El Heraldo una nota que dice “SARCÁSTICO ‘ENTIERRO’ DE LÍDERES RIELEROS” y una fotografía de un ataúd tirado por un burro, que es rodeado de trabajadores del riel con caras sonrientes. La nota decía: “Recorrió las principales calles de la ciudad la mañana de ayer: El ‘cortejo fúnebre’ que se formó en las puertas del edificio de la Dos, partió exactamente a las doce horas con cincuenta minutos al son de dos viejos tambores de la Banda de Guerra del STFRM con sede en esta ciudad”, y continuaba la descripción “El asno portaba igualmente un cartel en que se podía leer con grandes caracteres ‘pedimos su cooperación para llevar a su última morada esto extintos’”, (El Heraldo, 28 de agosto 1958). Con “extintos” se refería a los charros sindicales derrotados.

En la misma primera plana, el periódico registra la solemnidad de la toma de posesión, a ocho columnas dice “NUEVA ERA DENTRO DEL SINDICALISMO, ANUNCIARON LOS LÍDERES RIELEROS LOCALES AL RENDIR PROTESTA”, y una foto del acto donde se ve el comité extendiendo el brazo en seña de juramento, vestidos todos de trajes sastres, donde el pie de foto dice “EL SR. J. EUGENIO ARAUJO, presidente de debates, toma la protesta de rigor a los nuevos dirigentes sindicales de la Sección Dos, elegidos democráticamente por los trabajadores”, (El Heraldo, 28 de agosto 1958). La nota describió como “A las 19:43 horas, se guardó un minuto de silencio por los caídos en el movimiento del Plan del Sureste”, (El Heraldo, 28 de Agosto 1958).

Pero el peculiar júbilo de los trabajadores, se transformó en una especie de ajuste de cuentas contra los que no los apoyaron en la lucha y los paros, pues al día siguiente, diversas áreas del ferrocarril se convirtieron en zonas de persecución y darles lo que llamaron baños de pureza, “para castigar a los ‘esquiroles’ que durante el tiempo que duró la paralización de labores en las instalaciones ferroviarias, los vallejistas consumaron el acto dentro de los talleres. Bañaron con chapopote a más de cuarenta obreros…”, así lo describía una nota periodística y la narrativa del suceso continúa diciendo que “la comandancia de la Zona Militar se negó terminantemente a intervenir en el caso de los ´enchapopotados´ cuando el súper intendente solicitó la ayuda de la Federación. Se dijo que ‘hasta que no se viera sangre, nada se podría hacer’”, (El Heraldo, 29 de agosto 1958). Esta última frase dejaba entrever lo que el Gobierno Federal pensaba, o tramaba. Ramón Báez en su libro, publica una foto donde se ve a un hombre bañado de chapopote caminando, escoltado por rieleros con sus típicos overoles, describiendo al pie de foto lo siguiente: “ORGULLOSO, exhibiendo su salvajismo, los recalcitrantes llevaron bañado de chapopote al súper intendente de talleres en 1958, Luis Téllez Ledezma”, (Báez, 2003).

Al siguiente día fueron creciendo las represalias. La primera plana de El Heraldo a ocho columnas registró que “Bañaron en Chapopote a Quienes no Secundaron el Plan del Sureste”. (El Heraldo, 30 de agosto 1958). La nota describía que: “Desde primeras horas de trabajo principió la acción que cundió a las calles de la ciudad”. En la misma nota, líneas más adelante, registran la postura del líder sindical “VENEGAS TRATA DE EVITAR ATAQUES…  declaró ayer que haría todo lo posible por evitar que los ataques siguieran, que se tenían confianza de que para el día de hoy la situación se volviera completamente normal”, (El Heraldo, 30 de agosto 1958). Por su parte, en una editorial del diario se nota una postura de rechazo: “El día de ayer, el limpio triunfo ‘vallejista’ fue empañado con actos censurables. No defendemos a los líderes caídos, ni alabamos a los encumbrados… Únicamente señalamos el error de los partidarios del movimiento del ´Plan Sureste´ al empañar una legítima victoria con actos reprobables”, (El Heraldo, 30 de agosto de 1958). La editorial describía la tradición ferrocarrilera y la estabilidad social que se vivía, dejando entrever el desconcierto ante tal situación.

En esos días, la dirigencia a petición de la empresa habla con la base trabajadora para convencerlos de que pararan los ataques. “Se presentaron en los talleres para hablar con los trabajadores y tratar de convencerlos para que suspendieran los baños. La discusión se prolongó por más de una hora, mas todo fue inútil. La raza chorreada exigía justicia en contra de los traidores”, por lo que se convocó a una asamblea general para discutirlo por la tarde, mientras tanto seguían la persecución y baños de chapopote, en dicha asamblea Ángel Venegas dio un responsable discurso: “esta lucha ha costado sacrificio a todos los trabajadores ferrocarrileros y la vida de tres compañeros… los baños pueden tomarse como una provocación y dar pie a que el gobierno desate una represión”, pero fue en vano, pues la mayoría optó por seguir con la represalias contra los llamados esquiroles.

Los baños de pureza terminaron el día 30, pero la mañana del día siguiente los ferrocarrileros amanecen con una desconcertante noticia “en los talleres… yacía el cuerpo de una persona que fue reconocida por varios compañeros como el señor JOSÉ DE ALBA GONZÁLEZ, quien si bien fue esquirol, nunca fue molestado ya que era una persona muy seria que nunca se metió con nadie”, (Báez, 2003). Este suceso daría un giro a la vida sindical y a la lucha de los vallejistas.

*Si tienes algún dato, documento, comentario o precisión de este suceso, agradecería me contactes correo: honoerato@hotmail.com o Twitter: @noeg2