La derrota

Con los líderes morales y formales del vallejismo que conformaban la sección 2 del Sindicato Nacional de Ferrocarriles de México, lo siguiente era tomar el control por parte de lo oficialistas. Actuaron casi de manera inmediata, el miércoles 1 de abril se nombró un comité provisional con representantes de las cuatro ramas, Fernando Dorantes Macotela por Fuerza Automotriz, Manuel Trujillo Miranda por Maquinaria, José Ibarra Franco por Transportes y Ricardo Romo Esparza por Vías.

Para el 2 de abril se convocó a una nueva manifestación, pero ese día la realidad fue que muchos trabajadores regresaron a trabajar, entre ellos simpatizantes de los vallejistas como lo describe Ramon Báez “…varios trabajadores se reportaron listos para laborar, pues pudo más su miedo, o mejor dicho, el oportunismo pudo más que su conciencia de clase” (Báez, 2003). Los diarios mostraron fotografías de la aglomeración de las entradas a las diversas áreas del ferrocarril: “CIENTOS DE TRABAJADORES ferrocarrileros invadieron la superintendencia de Talleres ayer en la mañana, cuando decidió la gran mayoría volver a sus labores” (Heraldo 3 de abril 1959). Al mismo tiempo una pequeña concentración de mujeres ubicadas en la calle 28 de agosto trataba de desanimar y entrar en conciencia a los rieleros que claudicaron con la huelga: “un grupo de mujeres les gritaban a los rieleros: NO VAYAN A TRABAJAR, NO SEAN COBARDES…” (Báez, 2003). Y continúa la dolorosa aceptación del inicio de la derrota “El nulo contacto que nuestros dirigentes tenía con las demás secciones del sistema o con la capital y los rumores esparcidos por los ‘charros’ y demás agentes del gobierno… crearon una confusión y el 2 de abril el grueso de los chorreados hicieron largas filas para reportarse en talleres, oficinas, transportes y vías” (Báez, 2003).

Aun con eso el vallejismo daría sus últimas muestras de aliento, la manifestación de ese 2 de abril se llevó a cabo a las 11 de la mañana, se realizó la marcha por Madero, pero ahora con dirección a los talleres de Ferrocarriles, aproximadamente medio millar de rieleros se manifestaron, al llegar al cruce de la calle Laurel (Hoy Ezequiel A. Chávez) fueron topados por una valla de integrantes de la fuerza pública, en son de paz, pero también tratando de infundir ánimos al movimiento alzaron la mano realizando la “V” de la victoria, una fotografía en primera plana describe “Los vallejistas tuvieron un último mitin. La Cámara de nuestro fotógrafo Galindo los sorprendió en los momentos que levantaban la mano formando una ‘V’ y afirmaban que permanecerían en pie de lucha” (Heraldo 3 de abril 1959). Además, Manlio Faz redactó un llamamiento que se imprimió como panfleto, activaron una brigada para repartirlo, entre los que estaba un joven Ramon Báez, el cual fue a repartirlos a Alameda y 28 de agosto. “Sólo alcancé a repartir como unos cincuenta, ya que unos soldados me vieron y tuve que correr, pues ellos mismos avisaron a la policía” (Báez, 2003).

Después de ese 2 de abril, el movimiento del vallejismo estaba desmoralizado y prácticamente aniquilado, lo que continuó fue una disputa por el control del sindicato por los viejos grupos oficialistas, pero además la saña contra los dirigentes vallejistas seguía, el martes 7 fueron consignados los encarcelados “ÁNGEL VENEGAS CONSIGNADO, También R. Cervantes, L. Pérez E. y Rafael Díaz, por Disolución social” anunciaba las ocho columnas de El Heraldo en el cuerpo de la nota describe: “Estas consignaciones fueron hechas de acuerdo con las instrucciones recibidas del Procurador General de la República, el cual también señaló los cargos que deberían de hacérseles, así como marcar el proceso seguido”, y continuaba la nota: “Aun cuando todavía no se sabe cuál será la determinación del Juzgado de Distrito, pero se espera que de comprobarse los cargos se les impondrá una pena por 30 años, la máxima penalidad” (Heraldo, abril 1959).

El sábado 11 de abril la primera plana anuncia VENEGAS Y SOCIOS A PRISIÓN”; la nota dice “serían penados de 2 a 14 años por incitar a los obreros a sabotaje” (Heraldo 11 de abril 1959), donde se describe que sólo serían acusados y llevados a juicio por dichos delitos.

Pero además las acciones se fueron contra los trabajadores, ya que fueron despedidos principalmente viejos albañiles y ayudantes. “Aprovechando los ceses, se busca mayor rendimiento”. La nota describe: “El personal nuevo se seleccionará, ya que sólo contratos temporales se les darán y cuando sea necesario llenar vacantes de planta, se tratará que sean trabajadores que han rendido” (Heraldo 20 de abril 1959) es de imaginarse que los trabajadores despedidos eran la base vallejista, que aunque regresaron a trabajar ellos no fueron bañados con chapopote, sino que fueron cortadas sus fuentes de sustento, las cifras oficiales fueron de 275 trabajadores cesados por la empresa.

Es hasta junio que se dan dos nuevos sucesos, que cerrarían el periodo vallejista en Aguascalientes, el primero, la visita del nuevo líder nacional SNFRM el 4 de junio, la empresa suspendió labores para que fueran a recibirlo, a diferencia de la visita de vallejo al estado con su alegría y espontaneidad, esta fue formal y forzada por la empresa y sindicato para recibir a Alfredo A. Fabela.

Por otro lado, el 8 de junio se giran nuevas órdenes de aprensión contra vallistas ahora por las indagatorias del asesinato de José de Alba ocurrido en agosto del 58 en medio de los baños de chapopote; Humberto Reyes Díaz, Raúl Álvarez, Ángel García Suárez y Pablo Magdalena duraron encarcelados unas semanas y liberaron a tres, sólo de Humberto Reyes permaneció su juicio más de un año, al final no se le pudo comprobar su participación en los hechos.

Con ello se diluyó un movimiento que dejaría marcada la historia de México y el cual en Aguascalientes fue parte medular, y que además marcó a generaciones no sólo de trabajadores del riel, sino de la sociedad que vivió el suceso en las calles y por los medios de comunicación que lo detallaron. Hoy es importante rescatarlo como parte de la historia política y social de nuestro estado.

*Si tienes algún dato, documento, comentario o precisión de este suceso, agradecería me contactes correo: honoerato@hotmail.com o Twitter: @noeg2